TRANVÍAS, NAVÍOS, PETARDOS Y UNA MUJER.
 Los felices años locos 1924.

Llega el otoño de 1924 y las calles alicantinas estrenan nuevo ocupante: el tranvía eléctrico, que durante las siguientes décadas sería el transporte público más utilizado por los alicantinos. En el Puerto atraca una escuadra de la Royal Navy, Alicante devuelve la visita de la Olimpiada Levantina a Tarragona, y en Quatretondeta es elegida la primera alcaldesa de España, toda una hazaña para la época que merece ser contada.

Matilde Pérez Mollá, primera alcaldesa de España (20minutos.es)Septiembre de 1924 estará marcado en la historia de Alicante por la puesta en marcha del tranvía eléctrico (se cumplen 94 años), el medio de transporte urbano y metropolitano más utilizado durante décadas.


Un martes, 9 de septiembre, los transeúntes quedaron atónitos ante la visión de un tranvía electrificado que, sin previo aviso, circulaba por la ciudad. Se trataba del coche motor nº 3 en viaje de pruebas, con ingenieros y autoridades a bordo. La inauguración oficial se efectuó el domingo 28 de septiembre, obteniendo "un gran éxito de público y crítica", que diríamos ahora (1 *).


En octubre se produjo el primer atropello del moderno tranvía, en la persona de Concepción Martinez (64 años) vecina de la alicantina calle del Pozo. El suceso ocurrió en la línea de San Vicente, a la altura de la fábrica Salvetti, en el llano de Los Angeles. Afortunadamente, sustazo al margen, todo se saldó con algunas contusiones leves.

Avenida Zorrilla (actual Constitución) en 1924 (AMA).Avenida Zorrilla (actual Constitución) en 1924 (AMA).

En el Alicante de los años 20 convivían modernos tranvías eléctricos y automóviles, incluso circulando por el mismo carril, como se aprecia en la instantánea de Manuel Cantos, en la que además observamos la Casa de Socorro en construcción, el Mercado Central al fondo, la fachada del cine Ideal y la tapia del solar que años después albergará el Gobierno Militar.
Era Alicante en septiembre y una vez que habían marchado los turistas, llegaron los ingleses.


Una Escuadra de la Royal Navy fondea en el puerto de Alicante. El crucero Cardiff era el buque-almirante, flanqueado por otros dos de su clase, Ceries y Concord, además de 8 destructores. Menos mal que venían en plan turístico, no como en siglos anteriores, cuando la terreta sufrió los rigores de sus cañones. Ahora el público alicantino podía visitar todos los buques durante su estancia en el puerto de 4 a 6 de la tarde.

El Ayuntamiento de Alicante, atento con los visitantes, les agasajó con un té en los Salones Consistoriales. Los discursos corrieron a cargo del alcalde Miguel Salvador y el contralmirante sir Ernle Chatfield. Al margen de las marchas reales británica y española, la Banda Municipal amenizó el acto con un amplio surtido de zarzuelas. Después del té, que se prolongó toda la tarde, los "vips" alicantinos y los agasajados británicos pusieron rumbo al Casino que, adornado con gallardetes y plantas ornamentales, ofrecía un aspecto magnífico para la fiesta que vendría a continuación. Desde el clásico vals al moderno foxtrot se bailó hasta bien entrada la noche.


Al día siguiente, partido de football entre el primer equipo de la terreta y campeón de Levante, el Club Natación Alicante, y un combinado de la escuadra inglesa, con la vitola de haber sido los inventores del moderno deporte. Ganó el Natación por 6-0 con los ingleses en bajo estado físico. Como señalaba la prensa, "no sabemos si por el desgaste del mar o de la fiesta de la víspera".


Cuatro días después de su llegada, el viernes 19 de septiembre, los británicos zarpaban de nuestro puerto rumbo a Cartagena unos y a Tarragona otros.

Dársena portuaria en 1924 (AMA-Francisco Ramos Martín)Dársena portuaria en 1924 (AMA-Francisco Ramos Martín)



Al día siguiente, sábado 20, el Central Cinema de la Rambla (actual banco sabadell) inauguraba la temporada otoño-invierno con el estreno "La presa del abismo" . Al decir del Diario de Alicante "una notabilísima cinta con asunto de gran intensidad dramática que ha de prestar mucho". Mientras, el Monumental Salón Moderno continuaba con sus reformas y el Ideal Cinema se iba poniendo a punto para su estreno.


En el mes de julio, Alicante había acogido la I Olimpiada Levantina (2*), pomposo nombre para un encuentro deportivo entre Tarragona y Alicante, al que nuestros paisanos tarraconenses acudieron con una amplia representación en multitud de disciplinas deportivas. En Septiembre tocaba devolver la visita y celebrar la II Olimpiada, pero esta nunca tuvo lugar. En la terreta, ni autoridades ni mecenazgos particulares aportaron el dinero necesario para enviar una expedición como dios manda. La representación alicantina se reducía a poco más que los futboleros del Natación y la orquesta La Wagneriana (18 músicos bajo la batuta del maestro Vicente Poveda). Las autoridades eran de segundo rango. Vamos, que Alicante dio un auténtico "petardo". El encuentro no fue digno del nombre de "olimpiada" y quedó en un intercambio deportivo-cultural. Lo mejor de todo fue que, ante el buen hacer de La Wagneriana, un representante de la casa Odeón se desplazó desde Barcelona a fin de contratar a la orquesta alicantina "para impresionar 12 placas discográficas".


Ya entrado el otoño, el 27 de octubre, toma posesión como primera alcaldesa de España, Matilde Pérez Mollá, al frente del ayuntamiento de Quatretondeta, en nuestra provincia de Alicante. Era una época en la que el voto femenino en España se reconocía únicamente a las mujeres viudas y solteras emancipadas, mayores de 25 años. Las casadas no podían votar, las que vivían en la casa familiar tampoco.


Doña Matilde cumplía todos los requisitos y -en plena dictadura de Primo de Rivera- fue propuesta y nombrada alcaldesa de su pueblo, donde había venido al mundo en 1858, en la alicantina comarca de El Comtat, a los pies de la sierra de Serrella. Su padre era funcionario y le dió educación y estudios, mucho más que la media de las mujeres de entonces.


Durante más de 3 décadas vivió en Cartagena, donde su marido, el alcoyano Rafael Blanes, ejercía como notario. Al jubilarse éste, en 1913, regresaron a Quatretondeta, donde poseían extensas propiedades. Doña Matilde se comprometió activamente en obras sociales y benéficas, antes de ser alcaldesa y también después.  Mejoró los accesos terrestres, construyendo la primera carretera que unía a su pueblo con el resto del mundo, llevó la electricidad a hogares y calles, fundó un centro escolar para adultos a fin de combatir el analfabetismo, colaboró con la cercana leprosería de Fontilles, escribió artículos para el periódico "Las Provincias" y formó un grupo de teatro...entre otras muchas cosas.


Decían sus vecinos que era mujer educada y eficiente, con carácter. Recorría el municipio a caballo para supervisar personalmente los trabajos ordenados por el ayuntamiento que presidía. En 2004 su pueblo la homenajeó dedicándole una calle y colocando una placa conmemorativa en la vivienda donde nació, destinada a ser la primera mujer en ocupar un sillón de alcaldía en España.


Toda una hazaña la de doña Matilde.

Matilde Pérez Mollá, primera alcaldesa de España (20minutos.es)Matilde Pérez Mollá, primera alcaldesa de España (20minutos.es)

Notas:
(1*) Para más información ver en Hojadellunes.com el Contrastes "Llega el tranvía eléctrico".
(2*) Ver en Hojadellunes.com el Contrastes "La Olimpiada Levantina"

Fuentes e Imágenes:


*Biblioteca virtual de la prensa histórica.

*Diario de Alicante.

*El Luchador.


*AMA (Archivo Municipal de Alicante).

*20minutos.es

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn