Mamotretos, relojes que adelantan y retretes en la Explanada

De nuevo una mirada al escaparate de la ciudad de Alicante para señalar las deficiencias y agresiones estéticas que padece, nuevas y reincidentes. Benjamín Llorens vuelve a denunciar la dejadez institucional de cara a defender y cuidar la imagen de lugares emblemáticos que son la tarjeta de presentación de una ciudad de servicios como Alicante, con el turismo como importante fuente de ingresos.

Vergüenzas en el escaparate

Un paseo por la fachada marítima de Alicante es el recorrido más habitual de los visitantes de la ciudad. Su impresión de lo que ven les hará repetir, recomendar destino, o bien lo contrario. Benjamín Llorens hace un repaso de la evolución de las construcciones que han ocupado tan privilegiado lugar y pone el acento en algunas deficiencias que a día de hoy empañan la estampa de la ciudad.

 Primer monumento a los Mártires de la Libertad, obra de Vicente Bañuls, instalado en la Explanada (Archivo Municipal de Alicante, AMA)

MÁRTIRES, ACCIDENTES Y CEMENTERIOS. Los felices años locos. 1925.

El 8 de marzo de 1925 las calles alicantinas también eran protagonistas de manifestaciones cívicas, pero hace casi 100 años la causa era bien distinta: en este caso, se homenajeaba a los militares liberales fusilados en el turbulento 1844 en el Malecón de Alicante. También las nuevas formas de transporte por tierra, aire y mar protagonizaban la crónica de aquellos días que iban transformando la vida de los alicantinos. Nos lo cuenta Benjamín Llorens en la serie "Los felices años locos" de su sección "Contrastes".

El alicantino que gobernó Louisiana

La terreta ha dado grandes nombres a lo largo de la Historia, y Benjamin Llorens nos descubre a un desconocido alicantino que llegó a ser gobernador de la vasta extensión del Louisiana del s. XVIII, donde se le recuerda con honores. De cómo un hijo del levante español participó con protagonismo en hechos relevantes de la historia de Estados Unidos, en "Contrastes".

SOSO CARNAVAL. Los felices años locos. 1925.

En el ecuador de los años 20, la vida en Alicante continúa bajo la dictadura de Primo de Rivera celebrando efemérides tradicionales y siguiendo la estela del progreso con la apertura de concesionarios de coches. La guerra de Marruecos sigue haciendo mella y se pone solución a necesidades sociales de primer orden, como la proyección de la nueva Casa de Socorro. Una nueva entrega de las crónicas de Benjamín Llorens sobre el Alicante de hace 100 años.

Vista aérea de Alicante en 1925. Foto: Gustave Flandrin

DESPUÉS DE MUERTO. Los felices años locos. 1925.

Comienza 1925 y los diarios de la época no lo inauguran con titulares de buen augurio...En medio del tedio, una historia de tintes surrealistas llama la atención del lector: la lluvia de millones del gordo llega al camposanto y sus moradores. ¿Cómo? Te lo cuenta Benjamín Llorens.

LLUVIA DE MILLONES CON EL GORDO. Los felices años locos. 1924

El sorteo del gordo de Navidad de 1924 llega a Alicante cargado de millones con dos suculentos premios que los vecinos de la calle Sagasta (actual San Francisco) celebraron especialmente. Tambien se inaugura el coliseo Monumental, se retoma la utopía del tren Alicante-Alcoy y el Ayuntamiento vivie una crisis a cuenta de la modernización del traslado del pescado desde la lonja al mercado. Nos lo cuenta Benjamín Llorens. 

 

La inauguración del Monumental

La historia de las ciudades se cuenta muchas veces a través de sus edifcios emblemáticos, y en la de Alicante no podía faltar el mítico cine Monumental. Benjamín Llorens nos cuenta los avatares de su construcción e inauguración a finales de 1924.

EL AYUNTAMIENTO SE VA A PIQUE POR EL PESCADO. Los felices años locos. 1924.

 Benjamín Llorens relata cómo en 1924 el puerto de Alicante se convertía en motivo de enfrentamiento entre los poderes públicos de la ciudad, que acababa con dimisión del consistorio. Después de casi 100 años, su uso y finalidad sigue siendo motivo de desencuentros y polémicas a tenor de lo acontencido esta semana con la visita del presidente autonómico Ximo Puig. Y parece que fue ayer...

El escritor, el reo y el industrial

Los meses otoñales de 1924 siguen su devenir de la mano de Benjamín Llorens, quien nos recuerda el ingreso de Azorín en la Real Academia de la Lengua, la primera piedra del Hospital Provincial y el fallecimiento del industrial que auspició la contrucción de la emblemática Casa Carbonell. También se contrasta el tratamiento en la prensa de entonces de un mismo acontecimiento, con diferencias notables en sus apreciaciones. 

Matilde Pérez Mollá, primera alcaldesa de España (20minutos.es)

TRANVÍAS, NAVÍOS, PETARDOS Y UNA MUJER.
 Los felices años locos 1924.

Llega el otoño de 1924 y las calles alicantinas estrenan nuevo ocupante: el tranvía eléctrico, que durante las siguientes décadas sería el transporte público más utilizado por los alicantinos. En el Puerto atraca una escuadra de la Royal Navy, Alicante devuelve la visita de la Olimpiada Levantina a Tarragona, y en Quatretondeta es elegida la primera alcaldesa de España, toda una hazaña para la época que merece ser contada.

Automovilistas por la carretera de la Explanada, con la casa Lamaignère al fondo. Los carteles delimitan el solar de la futura casa Carbonell. (AMA)

AQUELLOS CHALADOS EN SUS LOCOS CACHARROS. Los felices años locos. 1924.

Hace un siglo, un nuevo elemento comienza a poblar las calles de Alicante que en 1924 se hace dueño del vaivén diario de la ciudad, para desesperación de algunos...Es el automóvil, el invento del siglo XX que cambia la vida de las personas y anuncia una nueva era. Benjamín Llorens nos cuenta cómo Alicante se adaptó a esta nueva forma de transporte y cómo cambió su paisaje urbano.