La moda más allá de las tendencias

RAQUEL BERNAL SÁNCHEZ

Son muchos los diseñadores emergentes que tratan de hacerse un hueco en el mundo de la moda. Pero es más complicado de lo que parece por las dificultades que se pueden encontrar por el camino. Existe un nicho de mercado muy amplio pero prácticamente cubierto, una economía estable y favorable en este sector pero que apenas trata de facilitar las cosas a los recién llegados. Además, no hay que olvidar que los clientes ya están habituados a una serie de firmas, marcas, diseñadores y si preguntas “¿Qué prefieres un Chanel o un Abel Esga?” la respuesta va a ser más que obvia. Sin embargo, se debe dar a conocer a la población la importancia que tiene la industria de la moda en la economía y, de esta forma, brindar oportunidades a las jóvenes promesas que están por llegar. 

Abel Esga, diseñador emergente Alicantino, comenzó en el mundo de la moda de una forma muy peculiar; estudiando ingeniería química. Pasaba horas y horas entre cuatro paredes dando asignaturas como fundamentos físicos de la ingeniería, economía aplicada a la química, matemáticas, etc. Que a fin de cuentas resultaban ser unos estudios que realmente no le llenaban, por lo que en segundo de carrera abandonó esta formación. Pocos meses después, se dio cuenta de que lo que más le gustaba y a lo que más horas dedicaba, era a dibujar maniquíes y diseñarles vestidos. En 2006 comenzó su formación como diseñador en la Escuela de Diseño y Moda Virma y a día de hoy, Abel ha conseguido participar con sus colecciones en semanas de la moda (Alicante Fashion Week, Code 41) y algún que otro concurso.

En el centro el diseñador Abel Esga en la Alicante Fashion Week. Foto: RAÚL ICARDO LLORCA

Aportación de la moda a la economía española

Según datos proporcionados por Modaes.es , la industria de la moda juega un papel muy relevante en la economía española. Tras dos años de recuperación, 2014 y 2015, se enfrenta a nuevos y grandes desafíos. En el 2015 el sector generó un 2,9 % de PIB, teniendo en cuenta el valor bruto añadido en todas sus fases de la cadena de producción y su impacto en otras actividades. Esto posiciona a la moda como uno de los sectores económicos más importantes de España, llegando su contribución a ser semejante a la del sector primario con un 2,3% o los seguros y la banca con un 3,5%.

En 2015 el sector de la moda generó un 2,9% del PIB en la economía española, según modaes.esEl peso de la moda de forma conjunta representa el 5,2% respecto al resto de industrias. Hay que añadir que la Comunidad Valenciana, seguida de Galicia y Cataluña, lideran el ranking de comunidades autónomas más importantes para la industria del negocio de la moda en España. Las tres comunidades destacan tanto en número de empresas como en la cifra de negocio y en la plantilla que emplean.

Dificultades económicas y personales de un diseñador emergente

Para convertirte en un diseñador de moda, como en toda profesión debes superar una serie de fases y de obstáculos. Es necesaria una formación y para ello existen dos opciones: la vía pública y la privadaAbel Esga, estudió diseño y patronaje en la escuela de alta costura Virma. Esta escuela es una de las más económicas dentro de la opción a formación privada. Sin embargo, el diseñador afirma que las diferencias de precio entre una formación pública y una privada pueden ser de unos 5000€ anuales como mínimo.

Una vez acabados los estudios como diseñador comienza la andadura en las semanas de la moda. Arantxa Morcillo y Abel Esga, 

diseñadores emergentes, coinciden en que la idea que tenían de la industria de la moda dista mucho de cómo es realmente.

La diseñadora Arantxa Morcillo ( falda negra) en la Alicante Fashion Week. Foto: RAÚL ICARDO LLORCA

Por norma general, los diseñadores crean colecciones para semanas de la moda, lo que supone unos elevados costes de producción debido a la compra de diversos materiales, el alquiler de un estudio, así como inversiones en publicidad para promocionarse. Estos especialistas, en sus inicios, creen que, al presentar su colección a diversas semanas de la moda, cualquier “buyer” se interesará en ella y la comprará para producirla y ponerla a la venta en su tienda. Sin embargo, ambos diseñadores confirman que este mecanismo está obsoleto. “Eres tú el que corre con el riesgo de todos los costes que supone crear una colección siendo un pequeño diseñador”, advierte Arantxa.

Arantxa Morcillo: "A nivel personal es agotador, si quieres consolidarte en la moda debes dedicarle 24h 7 días a la semana".

Pero no hay que olvidar que no sólo se presentan problemas por los elevados costes económicos como diseñador, sino que como explica la diseñadora: “A nivel personal es agotador, porque no tienes otra vida, y si quieres llegar a los niveles de un diseñador consolidado debes dedicarle 24 horas 7 días de la semana”.

Ventajas y desventajas de un diseñador emergente respecto a un consagrado

El mercado de la moda está prácticamente cubierto, por lo que cuando un diseñador emergente quiere asentarse le resulta muy complicado. En un principio, la mayoría de los diseñadores compaginan está profesión con trabajos a media jornada o esporádicos para poder producir sus colecciones. Sin embargo, Balbino Martínez, diseñador consagrado Alicantino, recomienda que una vez asentado en el mundo de la moda el diseñador debe centrarse exclusivamente en ello.” Cuando consigues consagrarte como diseñador se presenta una gran ventaja respecto a los que están comenzando su andadura en esta industria. Cuentas con un nombre reconocido y el consumidor confía en tu trabajo”, señala Balbino.

Pero como todo, estar consagrado cuenta con una gran desventaja y es el hecho de que no se debe caer en la comodidad y hay que renovarse constantemente, lo que supone un punto a favor de los especialistas que acaban de empezar. Ellos no tienen un nombre reconocido, ni cuenta con un consumidor fijo por lo que tratan siempre de innovar para llamar la atención con sus colecciones y de este modo conseguir consagrarse. Abel lo confirma: “Con el hecho de ser un diseñador poco conocido no te hacen caso, ni quieren colaborar contigo. Tienes que esforzarte siempre mucho más”.

Tienda del diseñador Balbino Martínez. Foto: Raquel Bernal Sánchez

Además, hay que añadir que los especialistas que están consolidados cuentan con un volumen de ventas anual estipulado. Sin embargo, los primerizos de esta profesión pueden experimentar un año sin ventas y al año siguiente tener unas ventas mensuales de 1000€.

Propuestas para financiar a los diseñadores emergentes

Es difícil dar una posible solución para los problemas que tienen los diseñadores emergentes a la hora de financiarse. Sin embargo, Abel Esga lo que propone es que cada localidad dirija una subvención al ámbito de la moda, puesto que es un sector muy importante a nivel económico. Pero no solo por eso, sino porque también al impulsar a los diseñadores primerizos se conseguirá dar reconocimiento a la ciudad natal del especialista a nivel mundial.

Por otra parte, la diseñadora Arantxa Morcillo, propone la puesta en marcha de más Fashion Weeks a nivel nacional, porque sirven para dar a conocer a la infinidad de profesionales que se van adentrando, poco a poco, en la industria de la moda. En España, se contabilizan 31 semanas de la moda, en 17 de ellas pueden participar diseñadores emergentes, en 18 consagrados (coincidiendo la participación de ambos en la mayoría) y tan solo en diez, firmas que ya están asentadas.

Volviendo la vista atrás, Balbino afirma que cuando empezó en esta industria no era tan complicado asentarse. Sin embargo, si quisiera formarse actualmente como diseñador no podría, puesto que él pudo ir hacia delante gracias a la ayuda que le proporcionó el ICO.

El Instituto de Crédito Oficial, es un banco público que proporciona créditos con unas exigencias de devolución mucho menores a las que presentan los bancos. En su momento aquellos diseñadores que querían formarse y posteriormente montar su empresa, disponían de este tipo de ayuda, la cual resultaba ser de gran utilidad.

Falta de formación en la moda a nivel académico

Al igual que cualquier otra carrera, grado superior, grado medio; la formación en este ámbito funciona del mismo modo. Se puede optar por una formación pública o privada. Las diferencias entre una opción u otra son abismales: la forma de acceso, los contenidos a tratar y el precio. Mientras que, para formarse como diseñador por la vía pública se requiere como mínimo superar una prueba de acceso, por la vía privada no ocurre esto, ya que se accede directamente. Del mismo modo los contenidos en cuanto a la formación como diseñador no solo distan mucho de ser una escuela pública o una privada, sino que no se ha establecido a nivel nacional ni internacional algo tan básico como un plan general de estudios. Cada escuela da importancia a aquello que considera más necesario en esta profesión, descompensando en ocasiones otras áreas”, declara Abel.

La diseñadora Arantxa Morcillo explica en relación con el tema: “Te conviertes en diseñador, estudias patronaje y como dibujar o si no, al menos tienes que interpretar tu colección, y también aprendes a coser. Pero es cierto que sales a un mercado en el que se da por supuesto que sabes de redes sociales, economía, marketing y realmente no tienes ni idea de esas cosas”.

Para la diseñadora la solución sería realizar colaboraciones entre universidades. Es decir, aquel que sepa de economía comparta sus conocimientos con el que sabe de dibujo y viceversa. De esta forma al finalizar tus estudios cuentas con un “networking” hecho desde dentro, incluso de esta forma pueden llegar a surgir empresas que en un futuro florezcan y lleguen muy lejos.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn