Larios consagra el tardeo alicantino

ALFREDO FERNÁNDEZ

"El tardeo" alicantino se ha convertido en un verdadero cambio de hábitos sociales más allá de las fronteras nacionales, que ha sido destacado por periódicos de reconocimiento internacional como "The Guardian". En línea con este reconocimiento, Larios 12 ha creado la primera edición especial para homenajear este fenómeno social alicantino. Hasta el "D´Angelo Plaza" se ha apuntado a este carro sociológico y ofrece descuentos en sus precios a los supervivientes de la jornada de “tardeo”,como en otros tiempos hacían los economatos sus clientes.

Ciudadanos en el tardeo
 de las inmediaciones del Mercado Central de Alicante. Foto: Alicante turismoLarios 12, la ginebra Premium de la marca, ha creado una edición especial que rinde homenaje al carácter festivo y mediterráneo que se respira en la capital alicantina. La fachada modernista del Mercado Central de Alicante, punto neurálgico y centro de reunión del “tardeo”, la transitada calle Castaños con sus populares terrazas o el Castillo de Santa Bárbara, son los principales protagonistas de este nuevo diseño.

Imagen dinámica

Los emblemas de la arquitectura alicantina conviven con otros elementos representativos de la ciudad como sus icónicas palmeras, las ondulaciones de la mítica Explanada de España, situada junto al mar, o los motivos arabescos, presentes en las botellas de Larios. Una imagen dinámica y alegre que refeja la esencia jovial de Alicante y sus habitantes, así como el espíritu mediterráneo de la marca, tal como ponen de relieve los creadores de la marca de bebidas.

El periodista Trevor Baker, de "The Guardian", subraya este hecho, enfatizando de forma curiosa que "el tardeo" significa un acercamiento a las tradiciones de Europa central. De esa forma, según el corresponsal británico, la brecha del tiempo que tradicionalmente se llenaba con la siesta ahora se ocupa con la fiesta.

Destaca el periodista británico que aunque Albacete y Murcia luchan por la paternidad de la invención, en realidad es en Alicante donde el nuevo fenómeno social ha obtenido los documentos de ciudadanía. Este fenómeno es el “tardeo alicantino”. “Consiste en pasar el tiempo de las tapas y cañas de la tarde a la noche; de modo que, durante los fines de semana, se está poniendo de moda dejar el ambiente festivo de la noche a favor de las tardes luminosas de Alicante”, remarca el prestigioso corresponsal en su crónica sobre el sentir festivo de la cultura mediterránea.

Proyecto Español

Pero dejemos a  Trevor Baker que interprete a sus lectores británicos este fenómeno social: “Hermosas áreas de la ciudad, como la majestuosa calle Castaños, la plaza "de las flores", parte del Mercado Central, y últimamente la playa de San Juan, se han convertido en el epicentro de la actividad lúdica durante las tardes de los fines de semana. Ahora son centros de una vida social hirviente en Alicante y lugares privilegiados para conocer y practicar el lenguaje real. Para los estudiantes del Proyecto Español, esta nueva tradición es una excelente oportunidad para ampliar la oferta lúdica y lingüística de nuestra ciudad, el complemento perfecto para nuestros cursos de idiomas. Las autoridades turísticas, conscientes de la importancia, comienzan a apoyar "el tardeo" como parte de la oferta cultural y de ocio de la ciudad “.

Tardeo alicantino. Pese a que el fenómeno disguste a muchos moradores del casco antiguo y calles adyacentes por la cantidad de establecimientos abiertos y ambiente risueño y musical en las terrazas, los locales han recobrado algo sus maltrechas cajas de caudales durante el fin de semana, sobre todo en una época de pocas alegrías para los bolsillos que dura ya casi una década.

Hasta se ha creado una web específica: TardeoAlicante, donde los jóvenes y visitantes se ponen al día sobre las nuevas tendencias y ofertas. Los estrictos controles de tráfico en las carreteras de la provincia motivan también a que los jóvenes busquen alojamientos durante uno o dos días, lo que supone un pequeño respiro para los hoteles y hostales del centro de la ciudad.  Bien dice el refrán que “menos da una piedra”.

Puede que el fenómeno, como los pimientos de Padrón, a unos pique y a otro no, pero no puede negarseque esun fenómeno que ha traspasado nuestras fronteras como en su día la “movida” madrileña de los años ochenta. Si además de ser barato supone un punto de aprendizaje lingüístico, con una gran colonia de estudiantes Erasmus asentados en nuestras tierras, mejor que mejor. Si algo parece seguro es que el turismo vacacional de mayores de la Explana está malherido y es mas bien  zona de paso hacia el centro de la ciudad pese a los encantos del lugar.

Por el momento, el “tardeo” alicantino se salva de los denostados viajes del turismo basura. Ante el auge de las vacaciones de borrachera en España, la editorial UOC identifica cinco localidades de España que sufren, de menor a mayor intensidad, a estos turistas: Lloret de Mar y Salou (Cataluña), algunos barrios de Barcelona, Sant Antoni de Portmany (Ibiza) y Magaluf (Mallorca).

Puede que el término “tardeo” sea controvertido, pero el fenómeno social es real y se palpa en la calle. Está claro que para los establecimientos alicantinos no son las Minas del Rey Salomón, aunque como diría Gracián: “Más valen quintas esencias que fárragos”, en la búsqueda tardía de El Dorado. ¿Y si la vida fuera un sueño del que no quieres arrepentirte de tarde en tarde?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn