La derecha gana, Europa pierde

Antonio Balibreapor ANTONIO BALIBREA

Merkel gana, pero menos. La derecha gana, sin peros. Pasa del 41’5 al 53% de los votos. El gobierno de la gran coalición pierde. El SPD (Partido Socialista Alemán) ha obtenido los peores resultados de su historia, y otro tanto le ha sucedido a la CDU/CSU (Cristiano Demócratas Unificados / Social Cristianos Unificados). Podrían seguir gobernando en gran coalición, pero para el SPD significaría la ruina total: seguiría perdiendo votos por su izquierda en beneficio de sus antiguos correligionarios de La Izquierda -que siempre se opuso a las grandes coaliciones- o de Los Verdes, y por la derecha a beneficio de la CDU de Merkel.

Si la CDU mantuviera la gran coalición como pretende Merkelel problema es que sus socios de Baviera del CSU -el sector más derechista de la democracia cristinana alemana-, se desangran en beneficio de  la Alianza por Alemania (AfD) y de los liberales. La gran coalición convertiría a la extrema derecha  (AfD) en alternativa de gobierno y líder de la oposición. El partido de Merkel ha crecido hacia el centro  con medidas como el cierre de las centrales nucleares y la aceptación de más de un millón de refugiados; pero tambien le ha supuesto, especialmente la última, un alto coste político. Son decisiones importantes que le han quitado protagonismo al SPD y a Los Verdes. Ha sido el partido mas votado por las mujeres,  en todos los grupos de edad y en casi todos los länder- regiones-.

Merkel se ha mostrado sin decirlo, sin alardear, como la lider de la Unión Europea, y así lo han reconocido tanto Obama como Putin. Ha dejado hacer a Mario Draghien el Banco Central Europeo con medidas polémicas que han frenado la crisis, o ha parado la expulsión de la zona euro de la Grecia de Alexis Tsipras; y se ha mostrado muy firme en los temas del Brexit. Ha mantenido el eje Berlín-París con Sarkozy, con el socialista François Hollande y ahora con el ferviente europeista, al menos de momento, Macron. Este es el panorama.

Francia y Alemania parecían decididas a impulsar y reforzar la Unión Europea. La creación de un ministerio de Finanzas de la zona euro, un presupuesto comunitario y un fondo monetario europeo. Son los instrumentos que más se echaron en falta durante la crisis. Este era el momento, ahora que no están los británicos, que siempre se han opuesto a más Europa. Descartada la gran coalición, los democristianos (CDU/CSU) necesitan a liberales (FDP) y a Los Verdes para formar una mayoría estable que sumarían 393 diputados. El problema de este gobierno tripartito es que mientras los dos primeros pretenden potenciar la política de defensa (el 2% que exige Trump) y seguridad, los Verdes se oponen. Verdes y democristianos del CDU prefieren reforzar la UE, en contra de las prioridades de los liberales. La política europeista será menos reformista y decidida. La UE y sobre todo la zona euro sufrirá la debilidad de Merkel.

En Alemania los pactos de Gobierno se concretan en programas escritos y detallados; y, tampoco ha habido gobiernos en minoría que se apoyen alternativamente en uno u otro partido de la oposición. Hay negociación para rato. Habrá gobierno tripartito. O, no lo creo probable, nuevas elecciones.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn