El poder de querer

 

Miriam GonzálezPor MIRIAM GONZÁLEZ

Los chicos del Hércules Paralímpico, proclamados tres veces campeones de la Liga Nacional de deportistas con Parálisis Cerebral y Daño Cerebral Adquirido, han encontrado en el equipo un lugar donde olvidar sus problemas y centrarse en lo más importante: disfrutar de lo que más les gusta y ser felices.

Mi bandera


Toni Gil

 

Por TONI GIL

La primera vez que viajé a Suecia me llamó la atención el gran numero de banderas suecas instaladas en mástiles erigidos en casas diseminadas y fincas agrícolas. Un colega de una caja de ahorros sueca, con cierta ironía, me comentó que era –simplemente- para recordar en cuál de los dos países estaban, dado que la frontera con Noruega es tan imperceptible –por cualquier carreterita comarcal se pasa de de uno al otro- que era fácil confundirse.

Otra vez la izquierda, otra vez por Venezuela

Luis de San Martn

 

Por LUIS DE SAN MARTÍN

Con la juramentación de Juan Guaidó el pasado 23 de enero como presidente encargado de una transición urgente a la democracia en una país destruido y humillado como Venezuela, las máscaras compasivas que la izquierda española ha forjado para sí misma, saltan por los aires, revelando su fetiche onanista con dictaduras brutales con las que comparte discurso, filias y fobias. Regímenes perversos que utilizan el apoyo de muchos célebres “progresistas” para someter a sus ciudadanos a penurias y vejaciones inimaginables en pleno siglo XXI, agitando las banderas de esa izquierda como patente de corso, como coartada liberticida y criminal contra su propia gente. Felipe González (PSOE), Luis Almagro (OEA) y otros pocos son la honrosa excepción de este fervor colectivista y autoritario de esa tribu ideológica.

El debate de la Constitución

Joaquín Ñeco

 

 

Por JOAQUÍN ÑECO

En estos tiempos tan confusos que vive nuestra nación con los nuevos partidos que han aparecido en el mapa político que quieren imponer sus ideologías a toda costa para pescar en este río tan revuelto y obtener nuevos “peces” que incorporar a sus objetivos, el cambio de algunos artículos e incluso la sustitución de la Constitución de 1978, es una de sus prioridades.

El Altet-Santa Pola, una carretera del siglo pasado

Toni Gil

Por TONI GIL

Leo que el ministerio de la cosa ya se ha puesto manos a la obra para ampliar la carretera que linda con el aeropuerto, desde la que se accede a tan importante estación y que, además, cumple una suerte de circunvalación desde la antigua carretera de Cartagena si se desea sortear la ciudad de Alicante por el interior. Parece que son unos cinco kilómetros que van a costar a los contribuyentes, euro arriba, euro abajo, casi unos 20 millones, o sea casi 4 por kilómetro, o sea cerca de 4.000 euros por metro lineal de carretera.

No soy mujer

Toni GIl

 

Por TONI GIL

Casi a diario salgo a andar. Más a menudo por la ciudad, pero también por el campo en derredor del terrenito que poseemos en Agost. Como es a primera hora de la mañana, en el cemento capitalino me cruzo habitualmente con gente que marcha a sus quehaceres laborales, andando o en patinete –alguno he tenido que esquivar-, con gente –generalmente joven- que saca a pasear a su mascota perruna, de las cuales constato sus huellas malolientes y resecas de vez en cuando por las aceras y los orines en torno a las farolas.

¿Machismo o feminismo?

 

Por JOAQUÍN ÑECO

El gobierno autónomo de Cantabria ha patrocinado un video sobre el machismo en el que un actor se dirige a una serie de hombres haciéndoles preguntas impertinentes y tratando de involucrarlos como si fueran unos verdaderos machistas.Si he de ser sincero, ninguna de las dos palabras me gustan sobre todo si se utilizan de forma ideológica o revanchista. La palabra IGUALDAD me parece la más adecuada para lograr los fines que persiguen la mayoría de las mujeres en el mundo.

Orange Friday

Toni Gil

 

Por TONI GIL

El viernes pasado ha caducado el periodo de “cortesía” para los automovilistas que deseaban aparcar gratuitamente en la nueva zona “naranja” instituida por el Ayuntamiento de Alicante en derredor del Mercado Central. Los ciudadanos “residentes” en esa área tienen la posibilidad de aparcar a un precio más reducido que el de “zona azul”, ya que también tiene la consideración de este color para los “visitantes”.

Un impuesto de narices

Toni Gil

 

 

Por TONI GIL

Todos opinan sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados inherente a la firma de una escritura de hipoteca, documento que blinda al banco prestador en caso de reclamación por impago. Todos; jurídicos, periodistas, tertulianos, asociaciones de perjudicados, políticos y mediopoensionistas. Nadie, insisto nadie, se pregunta sobre el origen del impuesto. ¿Es imprescindible el pago de esa tasa por el hecho de firmar se documento ante fedatario público? ¿Es obligado que su coste sea de un porcentaje sobre el importe del crédito o podría ser un coste fijo? Y lo siguiente… ¿Y porqué cuesta más firmar en la Comunidad Valenciana ese “acto jurídico” que en la de Madrid?

La ciudad me duele

Toni Gil

Por TONI GIL

“Pérdida de cercanía de la naturaleza, de la identidad; angustia, inseguridad, dosificación del tiempo; el crecimiento, la dispersión y la creación de periferias; el tráfico, la arquitectura y los problemas de espacio; la mercantilización, la difícil socialización y sociabilidad; la exclusión, el desempleo y el culto a la movilidad y el confort; la zonificación, los intereses funcionales, la especulación, el poder del mercado y la indiferencia”.

A trancas y barrancas

Toni Gil

 

Por TONI GIL

No, no me refiero a los personajes del programa televisivo. Quiero referirme a esta vieja expresión popular, cuyo origen desconozco, y que me ha sido recordada por noticias de las últimas semanas.

Ya se sabe que la tranca es –generalmente- un palo o madera que se utilizaba para atrancar una puerta, por el interior de un recinto, de forma que impidiera su apertura desde el exterior. Y barranca, femenino de barranco, acaso de menor volumen.  Encuentro la referencia de un arabista que cita la expresión como de origen andalusí (atrakkán barramka) y un bloguero que opina que “el sentido más literal sería como decir que para conseguir llegar a un lugar se han tenido que atravesar puertas atrancadas y sortear barrancos, y que a pesar de los obstáculos se alcanzó el fin deseado”.

El salvaje del cabo. Un relato verídico

Alberto Pinillos

 

Por ALBERTO PINILLOS

Unos cuantos años atrás, no más de una década, habitaba un hombre joven al que denominé, por los motivos que el lector comprenderá si completa este breve relato, el salvaje del cabo. Se había instalado en una ruinosa construcción abandonada en el principio del Cabo de la Huertas, desde donde se divisa al inicio de la playa de San Juan de Alicante y toda la bahía, junto a una pequeña cala. Vistas no le faltaban. Era un individuo peculiar como pocos, de aspecto bastante desarrapado si puede calificarse así, ya que se pasaba la mayor parte del tiempo completamente desnudo, deambulando arriba y abajo por esa zona durante todo el año.