BALONES A LA OLLA / En Badalona, el Hércules besa la lona

REDACCIÓN

En su viaje a tierras catalanas, el Hércules salió derrotado del Campo Municipal de Badalona. No se le pudieron presentar mejor las cosas, en el minuto ocho ya nos adelantamos en el marcador, y posteriormente hubo varias ocasiones para resolver en la misma primera parte, como la desperdiciada por Carlos Martínez, en el treinta y cinco, cuando se durmió en los laureles malogrando una clara ocasión. En la segunda cambió todo, el Hércules se diluyó como un azucarillo. Desde un penalti innecesario, hasta una falta de concentración y tensión evidente, que provocó el segundo gol catalán.

Badalona 2 - Hércules 1

Jugadores del Hércules CF y del Badalona en el encuentro disputado en la ciudad catalana. Foto: Hércules CFAlguien podría decir que el titular que encabeza esta crónica es oportunista, incluso por el chascarrillo del pareado y la rima fácil, pero es que así resultó. La expresión "besar la lona" está relacionada habitualmente con el mundo del deporte, y más en concreto con el boxeo. En esta práctica cuerpo a cuerpo, cuando un combatiente cae y está en la lona, es porque ha sido derribado por su oponente y se apresta a escuchar la cuenta hasta diez, por parte del árbitro, que puede suponer su derrota definitiva. No fue sobre un cuadrilátero, sino sobre un terreno de césped, y no fue boxeo, fue fútbol, pero de una u otra forma, eso es lo que ayer le sucedió a nuestro Hércules. Es una paradoja, pero esa cuenta atrás del árbitro hasta ver si el púgil se levanta, aquí es calcada. 1...2...3...O lo que es lo mismo: Lérida, Olot, Castellón, Alcoyano, Ejea, Sabadell, Peralada, Conquense, Barca B, y Atco. Baleares. Esos son los diez obstáculos y por ese orden, que tiene desde ahora y hasta final de temporada para conseguir el todo o la nada. Diez verdaderas finales.


Por lo demás y volviendo a la historia del partido de ayer, lo dicho, una buena primera mitad, con victoria parcial por la mínima al descanso; después todo cambió de forma radical e imprevisible. En el minuto diez, se marcha del campo Benja, por precauciones con su estado físico, ahí el equipo perdió mucho. Entró Jona, parece que ha venido al Hércules a luchar, como tantos otros que pasaron por la delantera hace tiempo, relación con el gol nada de nada. En el minuto sesenta y cinco, y fuera de su posición natural, Carlos Martínez, comete un penalti innecesario sobre Robusté. Remarcamos lo de innecesario, el central del Badalona estaba de espaldas, es poco habilidoso y Samuel le controlaba de cerca. Eso supuso el empate a uno. Y en el setenta y dos la puntilla, un balón desde el centro del área lo aprovechó el recién incorporado Néstor, para batir irremediablemente a Falcón. Estaba solo, pero es que antes para llegar el balón hasta ahí, desbordaron a Nani y despejó mal Juanjo Nieto. Todo un despropósito. En tan solo siete minutos el Hércules pasó del cielo al infierno. El oponente le había dado la vuelta al marcador. Solamente un gran inicio, aceptable primera parte y nada más. Todo por no remachar, por no resolver como equipo grande, al final se pagaron las consecuencias. En los minutos finales a la desesperada, a intentar conseguir que sonara la flauta, al menos del empate. Pero no sonó. El Hércules no sólo jugó mal, sino que en algún momento estuvo apático, como desconectado, sin ardor, sin pasión.


En la clasificación, de los de arriba, ganó el Villarreal B, y el Cornellá. Pero pudo ser peor, porque al menos, empató el Atco. Baleares, y perdió el Lleida. Precisamente el rival que nos visita esta semana, un contendiente directo, al que habrá que vencer sí o sí. El árbitro virtual va a contar hasta diez, como en el boxeo, en esas verdaderas diez finales que restan de aquí hasta que termine la temporada. Y si es verdad que EL HÉRCULES HA BESADO LA LONA, también en el mundo del boxeo hay una máxima que reza LEVANTARSE SIEMPRE ES OBLIGATORIO.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn