AL PASO / Todos contra el Poder Judicial

RAMÓN GÓMEZ CARRIÓN

Una Justicia que ha metido en la cárcel a ministros y otos altos cargos de Gobiernos del PP y del PSOE en los cuarenta años de democracia que hemos vivido con la Constitución de 1978 no se merece el ataque permanente a que está siendo sometida en los últimos tiempos. Es absolutamente inaceptable que se achaque a veleidades judiciales lo que es una deficiencia en las leyes.

Estatua de la diosa Justicia de la mitología griega. No son los jueces los que hacen las leyes, sino las Cortes, en las que se sientan unos parlamentarios elegidos por el pueblo. Ellos legislan y, a través de ellos, nosotros. Llevaba razón el presidente del Supremo cuando, ante la deficiente legislación sobre las hipotecas, pedía al Poder Legislativo que mejorara las normas a fin de eliminar las interpretaciones contradictorias de los jueces que tanto escándalo provocaron.

Los cimientos de la auténtica democracia están indisolublemente ligados a la división de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Las intromisiones injustificadas deunos en el terreno de los otros denotan imperfección democrática y desprecio a la Constitución, la ley de leyes que algunos partidos quieren cambiar poniendo en peligro una obra de arte político reconocida universalmente, y todo porque al PSOE de Sánchez (que ha empeorado al de Zapatero, que ya es empeorar) le gustan las palabras federalismo y plurinacionalidad, ambas más trasnochadas que el franquismo que se empeñan en resucitar dando protagonismo a los restos de Franco y al franquismo, que estaban muertos y bien muertos.

El okupa de la Moncloa, amiguete de los independentistas catalanes y de los proetarras vascos, a la vez que se abraza con Iglesias y justifica que la número uno de los socialistas vascos haga comida navideña con el más que filo terrorista Otegui, se escandaliza por las negociaciones del PP con Vox en Andalucía. Su compañero catalán, Iceta, anuncia más millones para Cataluña, para que se los gaste Torra en viajes y en abrir ‘embajadas’ en el extranjero. Cualquier día hasta le presta el Falcon. Parece que ya le ha prometido amnistiar a los políticos presos en cuanto la Justicia los condene. Amnistía que es un desprecio al Poder Judicial y que sólo busca que le apoyen los presupuestos para seguir un año más de okupa de la Moncloa. Ande yo caliente y ríase la gente.

Pero la gente, el pueblo, los españoles toman nota y le van a castigar en las próximas elecciones generales. Su derrota va a dejar en mantillas a la sufrida por Susana Díaz en Andalucía (por culpa de Sánchez en buena medida), por más que el CIS invente engañosas encuestas.

Desde que el infra Gobierno del PSOE anda en malas compañías se le nota un postureo de críticas a muchas decisiones judiciales. Independentistas y partidos de extrema izquierda lo han contagiado. Algunos humoristas y raperos orientados hacia el independentismo o el cacareado derecho a decidir (para romper España) se permiten el lujo de delinquir amparándose en el derecho a la libertad de expresión y cuando la Justicia les llama al orden se quejan contra lo que ellos consideran dictatorialismo antidemocrático. Lo peor, casi, es que políticos de extrema izquierda y algunos seudointelectuales que quieren presumir de progres les apoyan en contra de los jueces que aplican las leyes vigentes. El humorista Dani Mateo pontifica: el humor puede ser bueno o malo, pero nunca delito. ¿No tiene esto delito?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn