Anticrónica del Mundial de Rusia (V y final): La chispa de la felicidad francesa en el mundial del cambio

ALEX GUILLÉN

La Copa del Mundo de Fútbol de Rusia 2018 ha terminado. A estas alturas de la película todos sabemos que: A) Francia ha ganado y Croacia ha perdido. / B) Francia ha ganado de manera injusta porque dos goles no valían. Los otros dos sí y son golazos, no obstante. / C) África ha ganado gracias a una selección en la que 17 de 23 jugadores tiene ascendencia africana (¿quién habló de ridículo africano tres artículos atrás, quién?). / D) Hay un nuevo orden mundial en el fútbol que encumbra a Mbappé y degrada a Messi, Cristiano y Neymar, cuya actuación fue mediocre siempre que estuvo en pie y no en el suelo. / E) Cristiano no viene a jubilarse a la Juventus. Viene a ganar títulos y más títulos sin que el amable sistema fiscal italiano tenga nada que ver en su decisión deportiva.
Hasta aquí toda la aburrida información deportiva de la final. Vamos a la anécdota, sin duda la salsa en el plato de espaguetis que es esta columna.


Siempre Coca-cola
Quedará para la historia el ya legendario“¿Rusia o Coca-cola?” para sortear campo antes del partido. Y es que la marca patrocina ese momento a través de una moneda que tiene en una cara su logo y en la otra el país anfitrión. Si buscaban impacto mundial ( Por si alguien llegado del espacio no conoce el refresco) , imagen de marca y búsquedas en la web desde luego que la han tenido. Y todo gracias a una frase – saquemos pecho – pronunciada en español por un árbitro argentino. Ni que en Sudamérica se bebiera más Pepsi…
http://videos.marca.com/v/0_6vn4lijz-el-primer-sorteo-de-campo-de-una-final-en-espanol-coca-cola-o-rusia?uetv_pl=mundial&count=0

Hay una brecha en el sistema de seguridad, mi comandante…
Y por ella entraron 3 de los 4 miembros del grupo punk Pussy Riot. Esta formación musical lleva desde 2012 criticando cómo gestiona Rusia Vladimir Putin y son todo un símbolo de protesta en el país. Tanto que ya conocen como de acogedora es la cárcel rusa, a la que van a volver dos semanitas tras su invasión al campo. Muy ruso todo: Un mes sin ningún problema de seguridad ( ¿Dónde están los hooligans, dónde?) y se te cuela en el campo el día de la final un grupo anti Putin.

La solitaria dama de cuadros bajo la lluvia
Bajo este título  de novela negra se esconde la presidenta de Croacia Kolinda Grabar-Kitarović. Ha sido ( Con permiso de Yuri y el oso que tocaba la vuvucela) la gran robaplanos del Mundial: Rubísima, siempre alegre y enfundada en su mítica camiseta croata. Las cámaras la buscaban con insistencia y siempre la encontraban, vibrando con su selección, saludando y repartiendo sonrisas por doquier. Campechanía suficiente para robarle el protagonismo al mismísimo Putin en la gran final. Su castigo no tardó en llegar: Cuándo comenzó a llover en plena entrega del trofeo… ¿ A quién creéis que le ofrecieron primero el paraguas, a Putin o a ella? No hay más palabras señoría. Una pequeña victoria más para Vladimir.

Rave en el vestuario
Una de las imágenes más agradables y esperadas cuando un equipo gana un campeonato es la de su celebración. Hay mucha tensión acumulada y todos queremos ver como sacan toda la  adrenalina y se deshiniben. La de Francia fue espantosa, con las canciones y bailes de Fortnite (el videojuego de moda) patrocinándola. Además de Pogba con un sombrero mexicano haciendo el ridículo en Instagram; y hasta el presidente Macron haciendo un dab, el saludo absurdo de la generación millenial. En Francia fue peor la cosa.
https://giphy.com/gifs/A4R8sdUG7G9TG

El presidente francés Macron celebra el triunfo con jugadorees de la selección francesa. Foto: FIFAEl Mundial de las sorpresas no. El del cambio
Concluyendo esta anticrónica del Mundial, toca hacer balance de lo que hemos visto en Rusia. El resumen sería el título de este epígrafe ¿Por qué?  Todo ha cambiado y está patas arriba: Antes, el camino al éxito pasaba por el talento, el pase y el regate que llevaban al gol y de ahí, a la victoria. Ahora pasa  por la pizarra, el músculo y el balón parado. Si no, no se explica cómo selecciones a priori de medio pelo como Irán, Islandia, la propia Rusia…han competido de tú a tú contra súper potencias como España o Argentina; poniéndolas en serios aprietos e incluso eliminándolas.

Debido a esta nueva manera de entender el fútbol y a que todo el mundo juega ya en ligas potentes ( Gracias Ley Bosman) han desaparecido los equipos maría. Y las palizas y resultados cómodos han cambiado por encuentros disputadísimos y tensión hasta el final ¿Es bueno eso para el fútbol? ¿Es futbol? Que se preocupe Valdano de esos debates. Para el espectador es muy entretenido.

Estadísticas de la acción de VAR en el Mundial de Rusia 2018. Foto: FIFAMención especial para el VAR, que llegó como un extraño y ahora es uno más de la familia. Ha sido protagonista de algunos de los mejores momentos del Mundial (sobre todo aquí en España) y le ha dado vidilla a partidos infumables, de los de mucha pizarra y poco fútbol.

Y si estos son cambios…¡Cómo va a ser en 2022!  Para empezar habrá 48 equipos…¡Y se jugará en noviembre! Me voy a hibernar cuatro años para seguir sorprendiéndome... ¡Nos vemos en Qatar!

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn