BALONES A LA OLLA / El Domingo de Resurrección, tampoco resucitó al Hércules

REDACCIÓN

Lo del Hércules es muy complicado, no es algo lógico, no atiende a los paramentos de la normalidad. Quizá y con todos mis respetos, parafraseando al Altísimo, seguramente "Su Reino no es de este Mundo". Hace un gran partido, contra el Villarreal B, pone contra las cuerdas al poderoso líder Real Mallorca, y luego se deshace y diluye como un azucarillo frente a equipos representativos de pueblos pequeños, en campos de barriada o en ciudades deportivas que no cuentan ni apenas con gradas para sentarse. 

Atco. Baleares 1 - Hércules 0

Momento del partido entre el Hércules CF y el Baleares en la Segunda División B del pasado domingo 1 de abril. Foto: HERCULES CFEste domingo fue de nuevo en las Islas Baleares. En Palma de Mallorca, frente a un rival que pasa por ser el segundo club de fútbol de la isla. No es por hacer más leña del árbol caído, pero desde hacía casi tres semanas veníamos diciendo que ya no había posibilidades, que estábamos a otra cosa. Esta semana ya no se atrevió, ningún jugador, pero todavía tuvimos que aguantar el último envite del entrenador en los medios locales: "La liga nos va a dar una nueva oportunidad", pues ahí lo tienen. 

Y lo bueno es que quizá Visnjic, hasta tuviera razón, la liga le ha dado al Hércules un montón de oportunidades, no es que precisamente el grupo esté copado de Barcelonas y Madriles, pero las oportunidades hay que aprovecharlas. Hay que salir y ganar, y menos fijarse en si aquel pierde, el otro empata, o quien va a fallar porque todavía es peor que uno mismo. 

A partir de ahora y hasta mitad de mayo, verán como cambia el discurso. Ahora el fútbol ya será lo de menos, y asistiremos a otra crónica, a otro relato. Los que se van a marchar, los que deben venir nuevos, los que tienen contrato en vigor pero no se cuenta con ellos. Mucho habrá que hacer para ilusionar a una afición más que hastiada, porque al mazazo de la temporada pasada se ha unido el de esta otra, donde hemos quedado fuera de juego, y sin posibilidades, todavía antes.

Por cierto, no queremos ser desagradables, porque sólo el pensarlo da poco menos urticaria, pero al margen de cantinelas de ascenso que ya no se escucharán. ¿Han pensado que entre los puntos que lleva el Hércules y los que lleva el que juega promoción de descenso, hay solamente seis de diferencia ? Preferimos ni pensarlo, si esto es una desgracia, eso ya sería una hecatombe. 

En cualquier caso no deja de ser una paradoja, y parece una broma de mal gusto. La muerte definitiva de nuestro equipo, si es que algún atisbo de esperanza quedaba, ha venido a coincidir con el  DOMINGO DE RESURRECCIÓN.  

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn