Las alternativas

ANTONIO BALIBREA

No me refiero hoy a las alternativas  políticas, ni a las políticas alternativas, que seguro que las hay.  Hoy va de alternativas sanitarias. A pesar de las restricciones presupuestarias que afectan sobre todo a las prestaciones sanitarias y sociales, los españoles puntuamos a los médicos con un notable alto.A los médicos de cabecera la puntuación media es de 7, 98 y a los médicos especialistas de 7, 84. Los descontentos apenas son el 5 o el 6 por ciento de los españoles. En el último año, un 8% dice que su estado de salud ha sido malo o muy malo mientras para el 68% ha sido bueno o muy bueno.  El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en el barómetro de febrero dedica un apartado especial al estilo de vida y la salud de los españoles. Tan solo un 8% califica su estado de salud de malo o muy malo. También un 7% reconoce que su estilo de vida es poco o nada saludable, y lo mismo opinan de la alimentación que llevan.

Diferentes medicinas alternativas a las que acuden hoy día los españoles.Hay una cuarta parte que nunca o casi nunca realiza actividad física o deportiva en su tiempo libre; otro 20% de uvas a peras; y poco más del 50 todos los días o varias veces a la semana. Estos son los que nos encontramos en calles plazas y parques encharcados en su sudor, para cuidar de su salud claro. “¿Ha tenido la sensación de disfrutar de la vida en los últimos 12 meses?” a esta pregunta clave en materia de felicidad, más del 60% contesta  afirmativamente, una cuarta parte algunas veces y apenas el 12% nunca o casi nunca.  La escala de felicidad personal arroja una media de 7’58, e infelices solo se califican el 4% de los españoles.

Ingredientes de la cocina ayurveda.Aunque estamos bastante satisfechos de los médicos generalistas y especialistas,  la mitad cuando tiene un dolor leve o un resfriado común se automedica o no hace nada y espera a ver si se le pasa otro 20%;  tan sólo uno de cada seis va a la consulta en estos casos. Aun así, dos de cada tres en el último año ha ido al médico de cabecera y casi la mitad ha pasado por el especialista. Nuestras dolencias más frecuentes son el dolor de espalda y cuello, los dolores musculares y de articulaciones, la hipertensión y otras.

Mujer practicando yoga.

Medicinas alternativas

La encuesta del CIS quiere averiguar en qué medida recurrimos a otros tratamientos y prácticas relacionadas con la salud, como acupuntura, medicina china, homeopatía, ayurveda, naturopatia, hipnoterapia, sanación espiritual, meditación, yoga, musicoterapia, plantas medicinales, terapia nutricional, quiropráctica, osteopatía, masaje terapéutico, reflexología, reiki, terapia floral, Qigong (o Chi kung),  imanes terapéuticos, y  otros. ¿A que no sabía que había tantas medicinas alternativas? Y algunas es que ni les suenan. Los españoles lo que más conocen es el yoga, seguido de la acupuntura, la meditación, masaje terapeútico, plantas medicinales, la homeopatía,  la osteopatía, la musicoterapia y la medicina tradicional china. El resto no lo conocemos ni la mitad de los españoles,  aunque casi todos sabemos en qué consisten, excepto ayurveda y el reiki.  Lo habremos buscado en la wikipedia.

Recurimos a profesionales en los casos de masaje terapeútico, en primer lugar; plantas medicinales uno de cada cinco españoles;siguen la meditación, el yoga, la osteopatía, la homeopatía, y el reiki.  El resto en una proporción inferior al 10%. Al menos una vez a la semana al yoga, la terapia nutricional, meditación, Qi Gong . Otra cosa es el grado de satisfacción. En general está por encima del siete de media y supera el ocho en yoga, musicoterapia, ayurveda, quiropráctica, osteopatía masaje terapeútico, Qigong, y medicina tradicional china.

Las razones por las que acudimos a tratamientos y prácticas alternativasson bastante variopintas: una tercera parte piensa que acudimos a ellas sin un motivo concreto, otros dicen que ayudan a tener una vida sana y equilibrada, curan enfermedades y dolencias para los que la medicina convencional no funciona, aliviar los efectos secundarios de los tratamientos convencionales, incluso uno de cada cinco piensa que la medicina convencional a veces es perjudicial para la salud. A los tratamientos alternativos se llega principalmente a través de amigos y conocidos en los dos terceras partes de los casos, y suelen prestarse en clínicas privadas o centros especializados.

También damos motivos para no seguir utilizandolas:  porque no tienen interés o necesidad, porque la medicina convencional es suficiente, porque hay mucho timo o engaño, o porque son caras o poco efectivas.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn