Marcados por el hierro incandescente

MIREIA PASCUAL

En la civilización griega se hacía una marca a algunas personas. Una marca sobre la piel, muchas veces hecha con un hierro caliente que les abrasaba y les dejaba marcados de por vida. Servía entonces como un castigo para señalar a los criminales o a los que padecían alguna enfermedad.  En la actualidad, el estigma es una marca invisible a la vista pero existente socialmente, y esa marca que nos impone la sociedad tiene que ver con la conducta.

Cuando alguien se sale de la conducta que socialmente se establece como la ‘normal’ pasa a ser marcada. Así les ocurre a las personas con trastorno adictivo: se les marca, se les estigmatiza como personas moralmente inferiores al ser comparados con los no adictos. Sus consumos o sus conductas abusivas les hacen tener comportamientos no adecuados para la sociedad en la que viven y pronto se les marca con el hierro incandescente y se les tacha de ‘borrachos’, ‘yonkies’ o ‘viciosos’.

El estigma nace incluso de ellos mismos -autoestigma- por creerseinferiores o sentir vergüenza de sí mismos, lo que les genera invisibilidad por intentar ocultarse de la sociedad. Su concepción y autopercepción tiene que ver con un sentimiento negativo sobre ellos mismos y multitud de prejuicios.

Sólo el 10% de las personas con problemas de adicción accede a un tratamientoAcabamos así de describir dos tipos de estigmas, el estigma social y el autoestigma. Este concepto había estado muy trabajado con anterioridad en las personas con enfermedades mentales pero no así con las personas con trastornos adictivos. Sin embargo, la necesidad es grande. Solo un 10% de las personas con problemas de adicción acceden a tratamiento; 9 de cada 10 no llegan ni a dar el paso hacia la rehabilitación y esto está muy relacionado con el estigma del que estamos hablando.

Cabe reflexionar sobre esta situación en un mundo utópico:

Si una persona con adicción se percatara de su problema de salud, o su familia lo hiciera, y el estigma no estuviera presente en la sociedad, es decir, la gente no les viera como viciosos, bajos de moral, la persona con problema no encontraría impedimento en asistir a tratamiento porque no sería señalado. La persona entendería que sufre una enfermedad y acudiría al médico, de la misma manera que acude una persona que detecta cualquier problema de salud. Accedería al tratamiento y por lo tanto, tendría posibilidades de ser curada. De la otra forma, el estigma y autoestigma les dificulta acudir porque no quieren ser marcados de por vida, perdiendo así su oportunidad de ponerse en tratamiento y rehabilitarse.

Partiendo de esta base, la sociedad científica Socidrogalcohol se topa con un reto: elaborar una campaña a nivel nacional que sea capaz de combatir ese estigma. Un reto enorme y complejo. ¿Cómo cambiar puntos de vista? ¿Cómo modificar formas de ver y entender el mundo? Con estos retos nace la campaña "Rompe el estigma", donde se pretende captar la atención del espectador y hacerle reflexionar sobre este hecho.

Cartel de la campaña "Rompe el estigma"Manos a la obra

Para conseguir este objetivo, en primer lugar la sociedad científica se puso en contacto con entidades que tenían o no que ver con las adicciones, pero que de un modo u otro podían haber sufrido el estigma. Se les expuso la idea y pidió que se unieran a ella, para lo que se creó un documento de adhesión que a día de hoy han firmado decenas de asociaciones de todo el territorio español. En este documento se definen los objetivos principales de la campaña.

Una persona con adicción es una enferma y es difícil saber quién la padece en cualquier entorno

El siguiente paso fue elaborarla, y para ello se establecieron los emisores. Socidrogalcohol es una sociedad científica con una estructura regional, por lo que se planteó difundir la información a través de los distintos delegados autonómicos, quienes se encargan de acercar el material o la información en diferentes puntos del país.

Después se pensó en quién iba a ser el público objetivo. Claramente era la sociedad en general, pero también surgió la idea de hacer llegar el mensaje a los propios profesionales sanitarios como destinatarios, quienes requieren también de cierta concienciación. Para ello se elaboró una "subcampaña" paralela. 

Una vez definidos emisor y receptor, tocaba trabajar el mensaje, que debía ser sencillo y alejado de toda estigmatización. Así se definió que había que difundir dos ideas clave: en primer lugar, que una persona con adicción sufre una enfermedad y que no lo ha elegido. Y en segundo lugar, que a simple vista cualquier persona puede ser adicta y que conviviendo juntas es difícil discernir sobre cuál sufre adicción y cuál no. En base a esto, se elaboraron frases cortas que trasmitieran ese mensaje junto con imágenes sencillas de gente de la calle en situaciones normales, como en las puertas de un centro de salud o en mitad de un parque. Para ello, contamos con actores que voluntariamente se prestaron a participar en la campaña.

Respecto a la financiación, cabe destacar que Socidrogalcohol es una ONG, por lo que el presupuesto de la campaña ha tenido que salir de patrocinadores que han creído conveniente aportar algunas cantidades. De ninguna manera se asemeja a las campañas que cuentan con grandes inversiones publicitarias y de marketing, sino más bien parte de una cooperación y un trabajo continuado, contando con contactos y sobretodo, la creencia común en la necesidad de tirar hacia adelante un proyecto así. Por otra parte, ahora empezamos a recibir ayuda altruista de algunos medios de comunicación para su difusión.

Cartel de la campaña "Rompe el estigma"

La siguiente fase fue la puesta en marcha de diferentes acciones, como la elaboración de la cartelería, cuñas de radio, spots de tv, jornadas, debates, folletos, y diseñar una mascota representativa de toda la campaña: un pájaro que simboliza la libertad tras superar el estigma con una pose de super héroe tras la lucha. El pájaro evoluciona junto con la campaña, su escudo con una E (de estigma) cambia a una L (de libertad) conforme se va difundiendo la campaña. Ahora el pájaro será también el protagonista de un cómic que ayudará a narrar y entender no solo el proceso adictivo y recuperación, sino a la vez la lucha necesaria contra el estigma.

La campaña lleva el nombre de  #RompeElEstigma porque ayuda a unir a otros colectivo que también la sufre, aunque hay un segundo hastag con el que la acompañamos en redes #CombateLa Adiccion y que ayuda a focalizar el objetivo.

Todo esto se mide, con el número de visitas a la web, el número de descargas del material, las solicitudes, las adhesiones, las colaboraciones, las interacciones en redes sociales, etc. Lo bonito es que lo que pretendía ser un proyecto del 2017, ha pasado ya a extenderse por lo menos otro año más.

#RompeElEstigma #CombateLaAdiccion

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn