Vuelta a la rutina, la cuesta de septiembre

SONIA MARCO

La vuelta al mundo laboral supone un cambio en las rutinas y horarios fácilmente aprendidos durante las vacaciones, un periodo de desconexión y relajación concebido muchas veces como premio, que a su fin puede provocar un trastorno temporal de orden físico y psíquico. Es lo que se denomina “síndrome postvacacional”, que según un estudio de Adecco pueden sufrir uno de cada tres adultos.

Estrés. Foto: PixabaySi enero es el mes de los propósitos –dietas, cambio de hábitos, etc.-, septiembre es el del inicio de nuevos proyectos. Tras el descanso, viene la acción, y para superar la cuesta de la desidia que supone volver a atender la llamada del despertador para volver al trabajo, las visitas a un especialista que ayude a superar el amargo trance se disparan. Según un estudio realizado por Sanitas, las consultas al psicólogo aumentaron un 14,2% en septiembre en los últimos cinco años.

Los síntomas pueden ser variados, como tristeza, falta de interés y atención e irritabilidad, así como fatiga, insomnio e incluso dolores musculares. Pero no hay que alarmase, pues la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria –SemFYC- no lo considera una enfermedad y sus efectos son temporales: de unos pocos días a dos semanas como mucho; más allá habría que analizar el trastorno y averiguar su origen, más amplio y complejo que el fin de las vacaciones.

Las visitas al psicólogo aumentan un 14,2% en septiembre

Según la SemFYC, las personas más susceptibles de sufrirlo son los menores de 45 años, aquellos que han disfrutado de largas vacaciones y sin alteraciones, con algún viaje de por medio; los más desafectados con su trabajo, quienes tienen una vida pobre en actividades fuera del ambiente laboral, aquellos que realizan tareas rutinarias o poco atractivas y las personas que idealizan las vacaciones como recompensa del esfuerzo laboral.

El tiempo y su gestión es la clave para poder superar esta particular “cuesta” psicológica de septiembre. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria recomienda emplear una serie de estrategias a nivel físico y psicológico como preparar el aterrizaje con unos días de planificación previos a la vuelta a la rutina, así como no volver al trabajo un lunes, pues es conveniente hacer más corta la primera semana laboral para que la adaptación sea más liviana. También es aconsejable no acometer todo el trabajo pendiente de golpe, empezando por los asuntos más nimios y rutinarios, cogiendo el ritmo poco a poco. Acostarnos más temprano y hacer deporte son dos consejos para volver con más ánimos al trabajo, ya que el primero compensará el cansancio del síndrome y el segundo nos hará acelerar el metabolismo y liberar endorfinas.

Otros consejos a nivel psicológico son intentar no meterse en casa y olvidar los placeres del ocio y la vida personal, más asociados al periodo vacacional. Ir al cine, teatro y charlar con amigos antes de volver a casa, ayudarán a superar los cambios de biorritmo de la vuelta al trabajo. Otras tretas son emplear la mente en planificar escapadas y visualizar nuevas mini-vacaciones, así como empezar nuevas actividades estimulantes, como hacer deporte, apuntarse a un curso de cocina, aprender idiomas o cualquier otra materia que nos guste y dé otras perspectiva de la vida en positivo, más allá de la polarización entre vacaciones y trabajo.

Vuelta al cole. Foto: Pixabay

Pero no sólo los adultos sufren el síndrome postvacacional. Los niños también retoman en septiembre sus rutinas escolares y acusan el cambio que ello implica en sus vidas, sobre todo después de su largo periodo vacacional. En educacionON se dan unas pautas a los padres para afrontar este trance de la mejor forma posible, como son mantener una actitud positiva de la vuelta al cole, evitando exteriorizar el propio cansancio de la vuelta al trabajo y motivarles recordándoles sus méritos y logros del curso anterior, así como su reencuentro con amigos. Se recomienda planificar el inicio del día con el tiempo que necesite cada niño para estar listo, pues es conveniente que se despierten, desayunen y preparen con calma; también es positivo poner a punto todo el material escolar necesario con la implicación personal de los niños e interesarse por su día a día, mostrando nuestro apoyo y comprensión en su vuelta al cole, y despedirse sin dramas, acompañando al niño al cole durante los primeros días con actitud positiva, lo que les dará seguridad para afrontar los cambios.

Los españoles, los más preocupados por el estrés

El interés que despierta este trance vital se refleja en la red en forma de visitas en la Red, según el dato que aporta Sanitas en su estudio del interés de los españoles por conocer cómo superar y gestionar el estrés en el día a día de su vida laboral. Durante los últimos cinco años, en España se produjeron más de 519.200 búsquedas en Google vinculadas con el estrés, y en concreto cómo gestionarlo en el ámbito laboral es lo segundo que más preocupó a los internautas, registrando más de 3.800 consultas al mes.

Los españoles se interesan por el estrés en internet seis veces más que los británicosEl estudio se realizó en Reino Unido, Australia, Hong Kong y España, y en él quedó patente el interés de los españoles por el estrés y cómo superarlo, casi el doble que en Australia, cuatro veces más que en Hong Kong y seis veces superior a Reino Unido. Respecto a las búsquedas relacionadas con la conciliación laboral, se realizaron 238.800 búsquedas, dos veces más que los británicos y que los australianos, y cuatro veces superior que las realizadas en Hong Kong por el mismo concepto.

Sin duda, estos datos son el reflejo de una sociedad preocupada por su situación laboral, cifras que avala la Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo de 2015, donde se señala que el 38% de los españoles considera que el trabajo afecta de forma negativa a su salud, y sólo el 8% lo cree de forma positiva.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn