Las mujeres de La Granja protagonizan la 'Soldadesca'

PEDRO BERNABEU

Las mujeres de Granja de Rocamora (Alicante-España) entrarán en la historia de los festejos medievales de La Cruz que se remontan al  siglo XIII porque será la primera vez que sólo mujeres ostentarán el honor de ser las capitanas de las banderas y de la popular 'Soldadesca'.

 

 

Momento de ensayo de la "Soldadesca" protagonizado este año por mujeres. Foto: P. BERNABEUEl domingo 30 de abril tendrá lugar el desfile presentación de las pioneras capitanas de 19:30 a 21:00 por las calles el pueblo alicantino, situado a 10 kilómetros de Orihuela. Las capitanas, de la Asociación de Amas de Casa de Granja de Rocamora, alcanzaron este privilegio histórico tras superar a varios grupos de hombres que compitieron en la puja pública, en la subasta de la capitanía que puso broche final a esta fiesta medieval el 3 de mayo del año pasado. Las capitanas, con las banderas y los niños vestidos como angelitos, rememoran una danza con música medieval alrededor de los dos estandartes, escena histórica que repiten el lunes 1 de mayo, el 2 y el día 3 festividad de La Cruz.

 

La presencia desde el siglo XIII de una astilla del 'Lignum Crusis' (madero donde supuestamente crucificado a Jesús de Nazaret-Jesucristo) envuelve en un halo de misterio y devoción las celebraciones de 'La Santísima Cruz' del 3 de mayo en el pueblo alicantino de Granja de Rocamora. 

 

Los historiadores barajan diferentes hipótesis para explicar la presencia de esta reliquia 'Lignum Crusis' (que cuenta con el reconocimiento oficial y bendición de La Iglesia). Una de las teorías apunta a la compra de la reliquia (como ocurrió en otros lugares  en el Medievo) y construcción de la ermita, donde es venerada desde hace siglos, por parte del Conde de La Granja o por los señores feudales del lugar, la familia de 'Los Rocamoras', con casa solariega en la ciudad de Orihuela.

 Momento de ensayo de la "Soldadesca" protagonizado este año por mujeres. Foto: P. BERNABEU

Otra de las hipótesis de los investigadores, más en la corriente romántica de la historiografía, sostiene que un trozo del madero del 'Lignum Crusis', a través del Mediterráneo, recaló en la costa alicantina. Desde allí, fue trasladado hacia el interior propiciando primero la construcción de la ermita de Granja de Rocamora y luego la de Abanilla (pueblo murciano donde se venera otro 'Lignum Crusis'), hasta alcanzar los dominios del señor de Caravaca de La Cruz donde fue erigido el majestuoso santuario de La Vera Cruz.

 

Al final de las fiestas se hace una puja para ver quién se queda con las capitanías, y el dinero recaudado se entrega a la comisión para destinarlo a las fiestas del año siguiente.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn