"Hoy los riesgos y amenazas están más allá de nuestros mares"

GUSTAVO A. GUTIÉRREZ DE RUBALCAVA. Comandante Naval de Alicante.

Por SONIA MARCO

Hace casi un año que la Comandancia Naval de Alicante cuenta con un nuevo inquilino. Se trata del gaditano Gustavo Adolfo Gutiérrez de Rubalcava, marino de extensa hoja de servicios en la Armada española, tanto en tierra como en la mar, donde ha estado al mando tanto de buques de superficie como de submarinos. Desde el edificio de líneas coloniales apostado frente al puerto de Alicante, a espaldas del icónico hotel Meliá, nos recibe con las puertas abiertas para explicarnos el objetivo de su misión en nuestra ciudad y provincia, su día a día y cómo se enmarcan en el complejo entorno internacional.

Gustavo, A. Gutiérrez de Rubalcava en las puertas de la Comandancia Naval de Alicante. Foto: S. MARCO—¿Por qué decidió emprender su carrera militar como marino? Según tengo entendido, algunos de sus antepasados también fueron marinos al servicio de las Fuerzas Armadas españolas.
—En efecto, algunos de mis antepasados han sido marinos, pero a decir verdad decidí emprender mi carrera en la Armada por la atracción que sobre mí ejerce el mar, la mar, y por el compromiso que con España y con los españoles emana de la vocación militar. Para mí la mar es sobretodo un maravilloso espectáculo y me atrae en todos sus aspectos, desde la simple contemplación hasta la práctica de deportes como la vela y el submarinismo. Precisamente, fue a través de la práctica de la vela que decidí hacerme marino, cuando tenía unos doce años, pues en un primer momento pensé en dedicarme a la medicina.

—Una disciplina bastante alejada de la militar...

—En realidad no tanto, pues ambas son profesiones muy vocacionales, donde lo más importante es la voluntad de servir a los demás. En el caso de la carrera de las armas, es una opción de servicio a España basada en un compromiso que se adquiere con la Jura de Bandera, que exige hasta la entrega de la vida si fuera preciso, y que se sustenta en un código de valores como son el valor, la disciplina, la lealtad, el honor, el compañerismo y el esfuerzo. La Armada es para mí un equipo de personas con una altísima preparación, espíritu de sacrificio, integridad y sentido del deber que desarrollan su compromiso con España en un medio tan singular como la mar.

—Aterrizando su labor en tierra, y más en nuestro entorno, ¿cuál es la función de la Comandancia Naval de Alicante?
—Las Comandancias Navales forman parte de la Fuerza de Acción Marítima y contribuyen a la Acción del Estado en la Mar, con el objetivo de velar por los intereses de España en la mar. En el caso de la de Alicante, hablamos de los límites de la provincia, donde mantenemos la representación de la Armada. De este modo, nuestras funciones son conocer e informar de todo lo que ocurre en el entorno marítimo, integrarse en el sistema de la OTAN de control y ayuda al tráfico marítimo, colaborar con otros organismos que operan en la mar, proteger el patrimonio arqueológico sumergido, tramitar expedientes de salvamento de buques, vigilar la pesca y gestionar las entradas a puerto de buques de guerra.


—A lo largo de su carrera, ha desempeñado diversos destinos, tanto en tierra como en un navío. De todos ellos, ¿cuál destacaría más?
—Personalmente, a lo largo de mi carrera he servido en la mar tanto en submarinos como en buques de superficie, y en tierra, en el Estado Mayor de la Armada y en la Escuela Naval Militar. Si tuviera que destacar algún destino sería algo difícil, pues lo que prefiero destacar es mi agradecimiento a la Armada por cuanto me ha dado y, en particular, el espíritu de equipo, el saber que el esfuerzo coordinado de todos nos lleva a conseguir un bien superior. No obstante, el mando del submarino “Galerna” y del tragaminas “Júcar” ocupan un lugar especial en mi corazón.


—¿Qué funciones desempeña la Armada Española en la actualidad, como miembro de la OTAN?
—En la actualidad, nuestra Armada está presente de forma continua en las agrupaciones multinacionales navales de la OTAN, que están permanentemente alistadas y en la mar. Esto significa que nuestros buques -fragatas, submarinos, cazaminas y buques de aprovisionamiento en combate-, efectúan continuos despliegues, de varios meses, bajo bandera OTAN en zona de operaciones o listas para actuar. Hoy por hoy, las fragatas “Álvaro de Bazán” y “Victoria” están navegando en el Atlántico y en el Mediterráneo respectivamente, integradas en estas agrupaciones que constituyen el núcleo para formar agrupaciones navales de mayor tamaño de la OTAN, en caso que fuera necesario. Además, el mando de estas agrupaciones es rotatorio entre algunos países de la Alianza y muchas veces ha sido ejercido por un Almirante de la Armada.
Simultáneamente, tenemos personal de la Armada, de todas las categorías, que ocupa puestos en todos los Cuarteles Generales de la OTAN desplegados por el mundo.

 Hall de la Comandancia Naval que alberga la exposición de publicaciones y artículos de navegación de la Armada española. Foto: S. MARCO

La Armada española y la sociedad

En plena celebración del día de las Fuerzas Armadas, la comandancia Naval de Alicante expone una serie de publicaciones y objetos relacionados con la Armada Española, como son publicaciones especializadas, algunas como la histórica "Brújula", y objetos curiosos de navegación, como un reloj de sol con brújula del s. XVIII. También cuenta con maquetas de submarinos y barcos, radios, y armas empleadas a lo largo de la Historia, como la réplica de un alfenje empleado en los abordajes del s. XVIII. Todo ello es parte de la tarea de divulgación entre la población sobre la Armada que desde hace tiempo la comandancia naval organiza con el fin de que la población alicantina conozca sus orígenes, funciones y papel que desempeña en la actualidad.

—En plena celebración de la Semana de las Fuerzas Armadas, ¿cree que la población española es plenamente consciente de su papel como garante de la seguridad de la población?
—Creo que cada día más. Hoy los riegos y amenazas están más allá de nuestras fronteras y mares, y es en el lugar de origen donde hay que atajarlos, de ahí que hablemos del término “frontera avanzada”. En este sentido, nada de lo que ocurra fuera de nuestro territorio o mar territorial nos es ajeno en este mundo interconectado. Para hacer frente a estos escenarios, no hay nada más versátil que la Fuerza Naval con sus innatas características como son: la inmediata disponibilidad y capacidad expedicionaria, la autonomía logística, la capacidad de maniobra y movilidad, la permanencia en zona de operaciones y la capacidad de proyección del poder naval sobre tierra.
Cabe mencionar a la Infantería de Marina, por cierto la más antigua del mundo, con su capacidad de efectuar con corto tiempo de aviso operaciones anfibias o helitransportadas, proyectándose a tierra desde los buques de la Armada. Debemos considerar que más del 80% de la población mundial vive en la costa o cerca de la costa y por tanto las posibles crisis, conflictos y teatros de operaciones están en la costa o muy próximos. Consecuentemente, la Infantería de Marina constituye una herramienta de inestimable valor estratégico al servicio de España y, actualmente, dos secciones de infantes de Marina están en Mali en tareas de entrenamiento al ejército maliense.

Reloj de sol con brújula del s. XVIII, objeto expuesto en el hall de la Comandancia Naval de Alicante. Foto: S. MARCO

—En un mundo actual, donde los conflictos bélicos los vemos con distancia, ¿qué otras funciones desempeña la Armada al servicio de la sociedad española?

-La Armada opera permanentemente, tanto en tiempo de paz, crisis o conflicto. En este sentido, la Armada proporciona la hora oficial de España; es el único organismo autorizado para levantamiento de cartas náuticas (incluidas las deportivas); efectúa misiones de vigilancia de pesca y apoyo a la flota pesquera tanto en aguas españolas, como en zonas lejanas como Terranova; lleva a cabo misiones de desactivación de minas y, además, hay personal de la Armada que forma parte de la UME -Unidad Militar de Emergencias-.
También cabe reseñar que el “Hespérides” efectúa anualmente campañas en la Antártida y en otras zonas de interés en apoyo a nuestra comunidad científica. Simultáneamente, el “Meteoro” está en el océano Índico luchando contra la piratería, y el patrullero de altura “Infanta Elena” en el Golfo de Guinea adiestrando a las marinas de la zona para hacer más segura esa zona tan importante para el tráfico marítimo.
Por tanto, la Armada se constituye como un conjunto básico del día a día de nuestro país y en la garantía de nuestra seguridad y defensa.

Armas utilizadas en la Armada Española durante distintas épocas. Foto: S. MARCO—En este sentido, ¿qué opina de las acciones de divulgación de las Fuerzas Armadas que se llevan a cabo?
—Me parece fundamental, pues significa acercar a los españoles a sus Fuerzas Armadas, que están al servicio de todos los españoles y que además les pertenecen, pues lo pagan con sus impuestos.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn