''Vivimos un Renacimiento del s. XXI''

JOSÉ LUIS NAVARRO, diseñador gráfico. Director del estudio Cota Cero.

Por SONIA MARCO

Con casi cuatro décadas de profesión a sus espaladas, José Luis Navarro es uno de los popes del diseño gráfico alicantino. De su estudio Cota Cero han salido logotipos tan familiares como el de la UMH, el de Bomberos Alicante, el del Instituto Bernabeu o el de Peix de Santa Pola. Pionero en el diseño expositivo y la comunicación cultural, ha trabajado para el MARQ y el MUBAG, es autor de la cartelería de Festitíteres, puso en marcha y dirigió la Muestra de Cine y Derechos Humanos, y desarrolló numerosas campañas con el Patronato de Turismo Costa Blanca. Su último trabajo es el diseño y realización del premio Libertad de Expresión de la Asociación de la Prensa de Alicante.

Premio Libertad de Expresión diseñado por José Luis Navarro, de Cota Cero. Contundente, sencillo y directo, así es el diseño del premio que el pasado miércoles 24 de enero recibió Diego Miralles de manos de Pepe Soto en La noche del off the record, la cita anual de los periodistas alicantinos. Hormigón y metal, convenientemente serigrafiado con claras reminiscencias al arte urbano y el desaparecido muro de Berlín, José Luis nos cuenta cómo lo concibió: “Quería romper con el tipo de premio al que estamos acostumbrados, de metacrilato y formas redondeadas. El pasado verano viajé a Berlín y recordé la simbología del desaparecido muro, el impactante mensaje que nos llegó con su destrucción y me pareció adecuado aplicarlo al diseño de este premio”.

La libertad de expresión como reivindicación con letras impuestas con la técnica del graffiti en un trozo de hormigón recortado, con sus aristas e imperfecciones, y una placa de metal que representa la parte institucional, donde se lee el nombre del premiado, es el resultado de la inspiración. Una caja de noble madera acoge el galardón, que ya reposa en la casa del premiado.

Pionero en la provincia

Antes de llegar al diseño y realización final del premio, una larga trayectoria en el campo del diseño gráfico respalda a José Luis, que nos cuenta cómo empezó en la profesión, allá por principios de los 80: “Entonces nos llamaban dibujantes publicitarios, la figura del diseñador gráfico no existía como tal. Trabajábamos de forma manual, sin programas informáticos, con una concepción muy artesanal de la profesión”.

La sociedad de los 80 se sacudía el gris del franquismo y el color de la movida madrileña se imponía en provincias. En Alicante, José Luis fue uno de los primeros que montó su estudio: “Los diseñadores nos emancipamos de las agencias de publicidad y ofrecimos un servicio más especializado y profesional. Entonces muchos empresarios vieron necesario tener una imagen corporativa y las instituciones se dieron cuenta de la importancia de transmitir a  sus ciudadanos que su gestión era la correcta a través de campañas”.

Los años 90 fue la época del despegue del diseño en la provincia y además de Cota Cero, proliferaron otros estudios de diseño y algunas empresas de comunicación. El campo se amplió y José Luis se fue adaptando a los nuevos tiempo: “Ampliamos el equipo y desarrollamos la comunicación, así como nos reciclamos en el campo informático, con el aprendizaje de los nuevos programas y abordamos el reto del audiovisual”.

Pero José Luis decidió dar un paso más y puso en marcha una serie de proyectos culturales por iniciativa propia y apostó por el diseño expositivo, en el que se ha especializado. Como él nos cuenta, “trabajar en una exposición es como hacerlo en una ópera, lo tiene todo: diseño y comunicación. Debes tener en cuenta qué dices y cómo lo dices, con el objetivo de llamar la atención y atraer al público. Aplico todos mis conocimientos y el resultado es muy gratificante”.

Nuevas perspectivas

Tras casi dos décadas de nuevo milenio y con una crisis por medio, José Luis Navarro comenta que el diseño goza de buena salud y su valor como intangible está asegurado: “El diseño se ha incorporado a la vida cultural e implantado en la mente de la gente, los jóvenes de hoy han nacido con ello”, asegura. Respecto a la revolución tecnológica del último decenio con la incorporación de internet a nuestras vidas a través de las redes sociales, José Luis lo tiene claro: “El diseño está en constante evolución y el futuro es transversal, con todas las profesiones del gremio fuertemente interconectadas. Vivimos en una especie de Renacimiento del s. XXI, donde se usan diferentes herramientas para un mismo fin.”

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn