''Las mujeres estamos por tener más calidad de vida''

VANESSA MONTFORT. Escritora y dramaturga.

Por SONIA MARCO

 

Dependientes, sufridoras, omnipotentes, esclavas de la imagen, superwomans…son algunos de los arquetipos de la mujer actual que encontramos en el universo creativo de Vanessa Montfort (Barcelona, 1975) y que desmenuza en su novela “Mujeres que compran flores”, ya por su 16 edición. Desde Casa Mediterráneo nos cuenta su visión de la mujer contemporánea y avanza lo que será su próxima novela, también con las mujeres como protagonistas, con el trasfondo de la vida actual en las grandes ciudades y el aislamiento que suponen las nuevas formas de comunicación on line.

Vanessa Montfort en Casa Mediterráneo. Foto: RedacciónPeriodista de formación y profesión antes de dedicarse a la literatura, Vanessa Montfort empezó desde muy joven a escribir. El ejercicio de contar la realidad a partir de datos objetivos y buscar en los subjetivos explicaciones, fue su forma de interpretar la vida que plasmaría primero en teatro y después en novela. Como ella comenta,  “escribo desde los ocho años como mi forma de entender el mundo, y lo sigo haciendo; cuando no sé qué está pasando, creo una novela sobre ello”.

Por ello decidió abordar la realidad de la mujer actual en el libro “Mujeres que compran flores”, donde cinco mujeres muy diferentes entre sí y con distintas realidades ofrecen un crisol de sus vidas y circunstancias pobladas de contradicciones, presiones, logros y carencias, del que podemos extraer un acertado retrato de la mujer del siglo XXI.

Femeninas y feministas

Femenina y feminista, la novela expone los logros de la mujer nacida en el último tercio del s. XX, con la inserción en el mundo laboral y el éxito profesional como trasfondo, pero siempre con un peaje de por medio. En el caso de algunas, la dificultad de encontrar una pareja que combine con su carrera profesional; de otras, el difícil equilibrio de ser una madre abnegada a la par que ejecutiva brillante…Y no falta la contradicción de la mujer formada, con carrera universitaria, que arrastra una educación machista y se impone barreras que le impiden desarrollarse.

“Me interesaba la mujer como tema, porque da igual de dónde sea, todas las de mi generación, de 35 a 45 años, tenemos la misma queja: un estrés vital y autoexigencia enfermiza que deriva en una falta de calidad de vida evidente”, comenta Vanessa.  De ahí que tras la pregunta de  “¿qué está pasando?”, decidiera abordar esta realidad planteando los logros feministas alcanzados y cómo la sociedad los está llevan a cabo.

“Mi generación es la encargada de ponerlos en práctica, pero no está resultando fácil”, sentencia, ya que “no es común encontrar a una mujer satisfecha tanto en el plano laboral como en el personal”. La conclusión la obtuvo tras entrevistarse con diferentes mujeres y conocer su realidad, y pudo constatarlo al “escuchar en todas una frase dolorosa e injusta: nos han engañado con la revolución feminista”.  Y hace hincapié en una frase enunciada por una de las protagonistas: “las mujeres somos un software revolucionario instalado en un ordenador obsoleto que no para de colgarse”.

Pero también el libro trata de dar un toque de atención a aquellas mujeres que no se han atrevido a dar el paso de ser independientes y autónomas, como una de las protagonistas, que enviuda a los 40 años y a pesar de tener una preparación académica, ha preferido vivir de su marido. “Esta novela es un tirón de orejas también para las mujeres como Marina, que no se atreve a ser ella  misma”, señala Montfort.

A su vez, el libro muestra una historia de amistad entre mujeres, donde se echan a un lado rivalidades y se muestran relaciones de apoyo y solidaridad, en un “ejercicio de contagio, donde se muestra la gran capacidad que tenemos las mujeres de traspasarnos lo bueno de unas a otras y de cambiar las cosas”.

El interés por la literatura sobre mujeres y su coyuntura social actual es creciente en nuestro país, y Montfort lo percibe como “un indicio de que las mujeres estamos reflexionando sobre esta situación y buscando dar un paso más: la calidad de vida”.

El espacio como protagonista

Los comienzos de Vanessa Montfort en la literatura empezaron por la dramaturgia, que ha combinado con la novela de forma constante en su carrera.  Quizás por ello los enclaves juegan un papel relevante en  su obra, y en el caso de “Mujeres que compran flores”, juega con espacios abiertos que oprimen y cerrados que liberan, contradicciones con las que sorprende y ayudan al lector a comprender el momento vital de Marina, la protagonista que sirve de hilo conductor de la novela.

Vanessa Montfort en Casa Mediterráneo. Foto: Redacción

Mar y tierra -el Mediterráneo y el centro de Madrid, en concreto el barrio de las Letras- dentro de las dimensiones cerradas de un barco y un vivero. En ambos casos, se producen viajes iniciáticos en las vidas de las protagonistas: “el primer espacio imaginado fue un barco en el mar, y lo concebí como el vehículo de la catarsis personal que tiene que sufrir Marina, su necesario viaje hacia la independencia y aterrizaje en el s. XXI”, explica la autora.

Naturaleza metafórica

La novela expone de forma sutil una serie de metáforas con la naturaleza como protagonista. Por un lado, las flores que habitan el invernadero y que exponen las distintas personalidades, anhelos y deseos de las protagonistas. Por otro, el mar como abismo ante el que se enfrenta Marina en su viaje iniciático, la vida misma con sus contradicciones e inesperados giros.

Asimismo, el libro expone como metáfora la transformación de la crisálida, fenómeno vital que Vanessa Montfort señala como ejemplo del camino a seguir por las cinco mujeres protagonistas. “Me apetecía mucho contar la capacidad de transformación de la mujer y la crisálida es la metáfora perfecta”.

Nueva novela

Sin abandonar el mundo femenino, Vanessa Montfort abordará en su próxima novela otras de las problemáticas de la sociedad actual, como la adicción digital y la angustia vital que produce la proyección en otros lugares. La falta de tiempo para vivir el presente vuelve a ser recurrida, y la espiritualidad adquiere protagonismo en su nueva novela, cuya publicación está prevista para el próximo mes de mayo: “El mundo de las creencias resurge con fuerza en nuestra sociedad, mientras en oriente es lo contrario, cosa curiosa. Por imitación de Occidente se está perdiendo y nosotros, que ya lo hemos probado, estamos volviendo a ello enganchándonos a las religiones orientales”, señala.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn