''Pude escoger entre varias opciones, pero opté por Historia y no me arrepiento''

MIGUEL ORS, director de la Cátedra Pedro Ibarra de la UMH.

Por JOSÉ FILIU

Miguel Ors Montenegro (Elche, 1956) es una figura clave para comprender el pretérito de la ciudad de las palmeras. Exconcejal, y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Alicante (UA) con una experiencia docente de más de tres décadas, dirige la Cátedra Pedro Ibarra de la Miguel Hernández (UMH) para la divulgación de la historia ilicitana. Se define como “enamorado del Misteri”, y compagina su labor investigadora con el cuidado de sus tres nietos.

Miguel Ors en su mesa de trabajo. Foto: José Filiu—¿Cuándo y por qué decide dedicarse a la historiografía?

Al finalizar COU elegí una carrera que sencillamente me gustaba. Tenía una clara vocación por las letras y pude escoger entre varias opciones, pero opté por Historia y no me arrepiento. Es una disciplina fascinante y a la vez compleja, dada la dificultad de analizar el pasado.

En su etapa formativa, ¿qué figuras han influido en usted?

Guardo excelentes recuerdos del profesorado del instituto "La Asunción". En la UA, Enrique Jiménez, de Historia Contemporánea; Salvador Forner, director de mi tesina; y Glicerio Sánchez Recio, de mi tesis doctoral. Y en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) tuve la inmensa suerte de conocer a Josep Fontana, posiblemente el historiador más importante del país. Sus clases eran deslumbrantes, y el detalle de que perdiera un sábado por la mañana para explicar o llevarnos al Archivo de la Corona de Aragón fue mi mayor gozo como estudiante.

A veces hay que pasar del libro de texto

¿Cómo surgió el proyecto de Memoria Digital de Elche?

De manera casual. El rector Jesús Rodríguez Marín me ofreció la dirección de la Cátedra Pedro Ibarra. Y el profesor de Periodismo José Vicente Castaño tuvo la idea de crear elche.me. Yo no tenía experiencia en ese sentido; comenzamos un proyecto que no sabíamos hasta dónde llegaría y ya llevamos ocho años con la página activa, que aglutina 20.000 fotografías, 6.500 biografías y más de 700 audios y vídeos. Hemos comprendido que ahora la historia local o se hace a través de internet o no tiene sentido. Hoy sería impensable trasladar a papel todo lo que estamos haciendo en la web, además de la ventaja que conlleva obtener retroalimentación inmediata a través de las redes sociales.

¿Qué lecciones ha extraído de su experiencia docente?

Fontana nos enseñó que, en una clase, tenemos delante a personas, por lo que debemos intentar ser útiles y adaptarnos al alumnado. Por ejemplo, he dado clases a chavales de la antigua FP y comprendo que el neolítico no les resultara relevante, por lo que a veces hay que pasar del libro de texto y de muchas cosas. Si no útil, la lección es ser lo menos inútil posible.

¿Y cómo valora su trayectoria en el consistorio ilicitano (2011-2015) como concejal independiente por el Grupo Socialista?

Descubrí que tenía escasa vocación política. No me arrepiento, y me vino bien perder las elecciones porque no me tocó gestionar cosas increíbles y de las que estaba absolutamente en contra, como las subvenciones electorales: dar dinero al Elche CF, a los Moros y Cristianos, a la Casa de Andalucía…Nunca lo he entendido. Que den becas, pero que no malgasten el presupuesto público en cosas que no va a ningún lado. Alguna vez pensé en militar en un partido político. Ahora que he estado cerca, no me pillan.

No me gusta que la misma persona sea concejala de educación, cultura y portavoz¿Cuál es su opinión de la gestión del equipo de gobierno actual en cuanto a la defensa y divulgación del patrimonio y la cultura local?

Me parece manifiestamente mejorable. Es un Ayuntamiento muy pusilánime, y el tripartito dificulta la concreción, la gestión y las prioridades. Por ejemplo, no me gusta que la misma persona sea concejala de Educación, Cultura y portavoz, porque significa que no se ocupa de la cultura ni de la educación, y son áreas que necesitarían a alguien en exclusiva.

¿Qué momentos destacaría de su día a día en Elche?

Me gustan los olores del palmeral cuando voy en bicicleta, y últimamente he subido con mis nietos al tren turístico, que hace un recorrido muy divertido. Asimismo, y como enamorado de la Festa, escuchar el Ternari me produce mucha emoción.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn