"Consolidar las relaciones con el entorno es nuestro objetivo"

ANTÓNIO CAMPINOS, Director Ejecutivo de EUIPO

 

por SONIA MARCO

En un mundo fuertemente globalizado con la tecnología como baluarte, desde la euroagencia EUIPO, antes OAMI, hace más de dos décadas que se defiende la propiedad industrial e intelectual, los llamados “valores intangibles” de los productos. Desde su sede en Alicante, EUIPO registra sus nombres, diseños, y características funcionales para la defensa de su diferenciación y calidad, claves en los mercados para afrontar la crisis. Hablamos de ello con Antonio Campinos, director ejecutivo de EUIPO desde 2010, donde hacemos un repaso al ayer y hoy de la euroagencia, sus funciones en constante crecimiento y su relación personal con la ciudad que la acogió hace ya más de 20 años. 

António Campinos, director ejecutivo de EUIPO, en su despacho. FOTO: EUIPO

2016 ha supuesto un punto de inflexión en la historia de la institución. Cambiar el nombre de una entidad tras 20 años de trayectoria es una decisión de peso. ¿A qué respondió el cambio de OAMI por EUIPO?

—Responde al propósito de iniciar una nueva etapa que, conservando la esencia de su contenido, estuviese dotada de una nueva identidad; y responde a la intención de las Instituciones Europeas de hacer más descriptivo el nombre de este organismo, que será compatible con cualquier posible futura ampliación de sus tareas en relación con otros derechos de la propiedad industrial e intelectual.

 

EUIPO acoge el Observatorio Europeo de las Vulneraciones contra los Derechos de la Propiedad Intelectual, cuyo impacto cifran en varios millones de euros. Esta realidad, ¿hasta que punto lastra la recuperación económica?

—Efectivamente, desde 2012 y por decisión unánime de la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo, el Observatorio se trasladó a Alicante convirtiéndose en una nueva responsabilidad de la EUIPO.  Una de sus funciones principales es realizar estudios que analicen el impacto de las falsificaciones y la piratería en la economía y la sociedad europea. Estudios que nos ayudan a entender el impacto de las vulneraciones de los derechos de propiedad industrial e intelectual.

 

Con las falsificaciones perdemos todosY en efecto, tú lo has dicho, las vulneraciones lastran la recuperación económica. ¿Hasta qué punto? Te voy a contestar a esta pregunta pero dándole la vuelta, desde un ángulo positivo. Es decir, respondiendo a la pregunta de ¿cuál es el valor de la propiedad industrial e intelectual, y qué papel desempeña ésta en el crecimiento económico y en la creación de puestos de trabajo? Conociendo esto, podremos entender las negativas consecuencias económicas que se derivan de las infracciones, de las falsificaciones. 

 

Y para contestar me voy a remitir a un informe de gran relevancia a nivel europeo sobre el valor económico y estratégico de los distintos derechos de propiedad industrial e intelectual que publicamos  hace tan solo dos meses, en coordinación con la Oficina Europea de Patentes (Múnich). El estudio mostraba que el 42% del Producto Interior Bruto de la Unión Europea proviene de industrias con un uso intensivo de derechos de propiedad industrial e intelectual. Esto equivale a unos 5,7 billones de Euros anuales. Además, estas industrias generan el 38% de los puestos de trabajo en la UE. Datos nada desdeñables que te dan una amplia visión del papel que desempeña la propiedad industrial e intelectual, es decir la innovación y la creatividad, en el crecimiento económico.

 

Con las falsificaciones pierden todos: los fabricantes, los comerciantes (pérdidas directas de ingresos por venta), los consumidores (perdida de garantías, calidad y seguridad); el Estado reduce los ingresos tributarios; y la situación conlleva la pérdida de empleos. Todos perdemos.

 

António Campinos en la euroagencia EUIPO. FOTO: EUIPOEn el caso de la provincia de Alicante,  ¿cómo afecta este fenómeno a los productos autóctonos, como el calzado o el juguete?

—El fenómeno de las falsificaciones afecta a todos los sectores, independientemente de la nacionalidad y el tamaño. Si me preguntas por el calzado y el juguete específicamente, te diré que son efectivamente dos de los sectores más vulnerables. No te puedo dar cifras locales, pero sí nacionales y europeas.

De nuevo voy a referirme a unos estudios sectoriales que realizamos con el Observatorio. Vayamos por partes: en el informe que evaluaba el impacto de las falsificaciones en los sectores del textil y del calzado (se analizaron conjuntamente),  se desprendía que sólo en España se pierden más de 4.100 millones de euros debido a las falsificaciones, y más de 50.000 puestos de trabajo. Si analizamos el impacto a nivel de la Unión Europea, estas cifras se elevan a más de 26 millones para las ventas perdidas y más de 360 mil puestos de trabajo que se dejan de generar.

En el sector juguetero, las cifras también son impactantes. De hecho, en España, las falsificaciones provocan una pérdida de 167 millones de euros y 500 puestos de trabajo. En la esfera europea estas cifras se multiplican y hablamos de pérdidas de más de mil cuatrocientos millones de euros, y casi 5000 puestos de trabajo que se dejan de generar. 

 

En época de crisis, para sobresalir se ha de innovar, crearLa inversión en intangibles, como la propiedad intelectual, ¿qué evolución ha tenido desde que empezó la crisis? ¿Se ha notado una recesión o las empresas y emprendedores son conscientes de la importancia de su inversión, aún en tiempos de “vacas flacas”? 

—La crisis ha sido un fenómeno global que nos ha afectado a todos. No obstante, en el tema de los intangibles que señalas, como la marca o los diseños, no ha habido recesión. Más bien, al contrario, se han incrementado las solicitudes de registro.  En este contexto, la Oficina ha logrado afrontar con éxito un aumento significativo de las solicitudes presentadas durante el período 2011-2016, mejorando al mismo tiempo la calidad y asumiendo nuevas tareas. El número de solicitudes presentadas crece año tras año. Para ponerte un ejemplo: en 2016 las solicitudes de marcas presentadas fueron un 7% superiores que en 2015.  

 

Ten en cuenta que en época de crisis, si los empresarios o emprendedores quieren sobresalir en un mercado cada vez más competitivo deben innovar, crear. Agudizar el ingenio para despuntar.  En paralelo, estos mismos empresarios son cada vez más conscientes de que si quieren que su innovación esté protegida, deben registrarlas ya que es la única forma de probar que realmente son los titulares. 

 

La elección de Alicante como sede de la euroagencia hace más de 20 años fue un hito importante para la ciudad. ¿Cómo podría resumir esta relación de más de dos décadas de simbiosis con la ciudad?

—Es difícil resumir dos décadas. Pero diría que ha sido una relación progresiva. Una relación creciente, tanto a nivel de colaboración como de afecto, que hoy se encuentra consolidada. Lo que en su día nació como una agencia ubicada en la Avenida Aguilera con un equipo humano de seis personas, hoy es la mayor agencia de la Unión Europea en términos de personal. (Y además completamente autofinanciada). 

 

Y esta evolución física ha ido acompañada por una evolución relacional con el entorno de la Oficina. En este sentido, Alicante se ha ido abriendo a la EUIPO a medida que hemos ido formando parte activa de la sociedad alicantina y abriendo nuestras puertas para mostrarles de primera mano lo que hacemos en el día a día. Las sinergias en este sentido son inevitables y traen consigo resultados muy positivos. Basta con ver el estudio que la cámara acaba de publicar, en el que cifran en 376 millones el impacto de la EUIPO en la producción anual regional y en 2.300 los puestos de trabajo que genera. 

 

Nuestro nuevo plan se centra en la mejora de la atención al usuario y la consolidación con el entorno localUna de sus mayores reivindicaciones ha sido la mejora de los accesos de la ciudad con la euroagencia. Tras el carril bici en marcha, ¿qué actuación recomendaría a los dirigentes locales y autonómicos? 

—Creo que se están haciendo muchos avances en este sentido y hay que felicitarles por el trabajo en equipo que están realizando. También abogo por que todas las administraciones trabajen unidas para revalorizar la fachada sur  mediante proyectos concretos que beneficien a todos. Por ejemplo, conectar mediante un vial la rotonda detrás del Colegio Británico con la Vía Parque. Otro de los proyectos que tenemos en marcha es el de restauración medioambiental de la zona ubicada a espaldas del parque del palmeral. Se trata de una iniciativa conjunta en la que participamos junto con el Ayuntamiento de Alicante, la empresa Aludium y Aguas de Alicante. El proyecto permitiría rehabilitar 24 hectáreas, creando una gran zona verde destinada a los ciudadanos. 

 

Con el nuevo año, ¿qué objetivos se plantea EUIPO?

—Uno de los principales logros del primer plan estratégico fue establecer una Red Europea de Marcas, Dibujos y Modelos, fortaleciendo la propia Oficina y las oficinas de Propiedad Intelectual de la UE y preparándolas para abordar los retos futuros con herramientas comunes. Ahora que esta red es una realidad, el siguiente paso es implementar el nuevo plan hasta 2020. Es un  plan centrado más que nunca en la mejora de la atención al usuario, a los ciudadanos y empresarios de todo el mundo que, como muchos de los que estén leyendo estas páginas, se enfrentan a contextos económicos complejos y cambiantes. Además, la consolidación de las relaciones con el entorno local ha quedado configurada como una de nuestras  iniciativas de actuación. 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn