La contratación periodística se arrastra por el suelo

ALFREDO FERNÁNDEZ

El “Informe Anual de la Profesión Periodística 2016” “pinta un panorama difícil” para los profesionales de la comunicación, ya que “aunque el desempleo cae a menor ritmo respecto a años anteriores, aún es un 74% superior al de 2008”, año del comienzo de la crisis económica.

 

Periodistas españoles realizan su trabajo a pie de calle. Foto: SHAWN THEW / EFELa encuesta de la APM entre los asociados españoles da una cifra de 7.890 parados, pero al tener en cuenta que muchos profesionales no pertenecen a ninguna asociación, la cifra es significativamente mayor: más de 31.000, según la Encuesta de Población Activa. El fantasma del despido se pasea por las redacciones de los periódicos y planea sobre las cabezas de los mayores de 55 años. El “falso autónomo” gana la batalla a los contratados entre los periodistas y los fotógrafos.

 

En cuanto al paro registrado en 2016, se ha producido “un descenso significativo, ya que el número de profesionales en esta situación se redujo un 9,1% hasta los 7.890”. Es importante destacar que “el número de mujeres periodistas en paro (5.029) es sensiblemente mayor que el de hombres (2.861).

 

En cuanto a la distribución geográfica del paro registrado de los periodistas, un año más cuatro comunidades autónomas concentran una gran parte (68%) de los parados: Madrid, Andalucía, Cataluña y Comunidad Valenciana. El informe registra 277 desempleados en los medios informativos de la Comunidad, aunque la cifra es muy superior, ya que muchos profesionales no se apuntan a las oficinas de empleo. En los años de crisis, fundamentalmente en la prensa escrita, sólamente en el diario “Información” se han producido cerca de 60 bajas y los recortes han sido también muy notables en “La Verdad”. Además, Alicante ha perdido en estos años horribles para los periodistas las ediciones provinciales de “ABC” y “El País”.

 

Durante este tiempo, la profesión ha sufrido uno de los peores momentos, siendo el paro y la precariedad laboral una de las principales preocupaciones de los profesionales. En 2016, los datos del Informe lo vuelven a situar como el principal problema que les aqueja (52,2%), con una gran diferencia respecto a otros, como la mala retribución del trabajo periodístico (16%), la falta de independencia política o económica de los medios (12%) o la falta de rigor y neutralidad (6,7%).

 

El informe también señala las principales consecuencias de dicha precariedad. El 41% de los encuestados opina que el periodista se ha convertido en un mero recopilador de informaciones y el 36% piensa que el miedo a la pérdida del puesto de trabajo se ha traducido en una práctica profesional menos libre e independiente.

 

Más del 63% de fotógrafos y cámaras han tenido que trabajar como autónomos

Autónomos y becarios

El 26,8% de los profesionales que trabajan en periodismo y que contestaron la encuesta trabajan como autónomos, frente al 73,2% que están contratados en medios. Se detecta, por tanto, un crecimiento del porcentaje de los periodistas autónomos, que en 2015 era de un 25,6%.

 

Dentro de los autónomos, como en años anteriores la figura más habitual es la del profesional que colabora con varias empresas (46,9%), aunque también es significativo el 35,6% de autónomos que trabajan para una sola empresa.”En más de una ocasión, lo que encubre esta situación son relaciones laborales anómalas, que exigen una cierta exclusividad sin la contrapartida de un contrato laboral”, señala el estudio de la APM. Nos encontramos ante la figura del “falso autónomo”, el periodista expulsado que tiene que cotizar por su cuenta y atenerse a lo que quieran pagarle por sus servicios sin un marco claramente regulado.

 

Este año se ha preguntado a los encuestados acerca de los periodistas en prácticas y como becarios durante la época de formación –algo que han hecho el 92%, y “un año más existe cierta consistencia en la respuesta sobre si se trató de prácticas remuneradas (sin contar gastos de transporte o manutención) o no: un 51,9% contestaron de forma positiva y el 48,1% declararon no percibir ninguna remuneración por dicho trabajo”.

 

Salarios

En relación con la retribución del  trabajo periodístico, los datos muestran una cierta estabilización de los salarios respecto a informes anteriores, aunque, como es habitual, “la diferencia entre las condiciones salariales de contratados y autónomos es elevada”. En el caso de los periodistas “que reciben retribuciones inferiores a los 1.000 euros, el porcentaje de autónomos prácticamente cuadruplica el de contratados, patrón que se repite en el caso de los fotógrafos y cámaras, así como en el de los trabajadores de la comunicación corporativa”.

 

El fantasma del paro se pasea por las redacciones y  el desempleo es un 74% superior al de 2008Presiones y autocensura

Las cuestiones referidas a la independencia en el desempeño profesional  “están íntimamente ligadas a la libertad a la hora de desarrollar el trabajo y, por tanto, a la existencia o no de presiones”. Por anteriores ediciones de este informe se sabe que, “en este aspecto, la situación en nuestro país dista de ser buena, e incluso puede percibirse que empeora año tras año”. Las presiones aumentan, y si en 2012 había un 25,1% de profesionales que manifestaban no haber sido nunca presionados para alterar partes significativas de su trabajo, este año, ese porcentaje ha descendido 4 puntos.

 

En cuanto a la autocensura, el 57,2% de los periodistas contratados reconoce practicarla (58,5% entre los autónomos), si bien el porcentaje de los que se autocensuran “en numerosas ocasiones” desciende al 56% y 4,5%, respectivamente.

 

Según se desprende de la información aportada por los encuestados, el 74,8% de los periodistas cede a las presiones. Las consecuencias de no ceder a esas presiones –que el 78,9% de los profesionales encuestados contratados declara haber recibido en algún momento; 79,1% cuando se trata de autónomos- son: el despido (20,2% de los casos), el ser relegado en la asignación de trabajos (48,6%) y otras sin especificar (31,2%). Entre las razones que aducen mayoritariamente los periodistas contratados por un medio para ceder a las presiones se encuentran el miedo y las represalias: 52,9%, porcentaje que aumenta al 63,3% en el caso de los periodistas autónomos.

 

Periodistas y comunicadores

La encuesta también permite disponer de información sobre el reparto de profesionales que trabajan en los campos del periodismo y de la comunicación empresarial o institucional contratados por medios y compañías: el 60% de los profesionales se dedican al periodismo y el 40%, a la comunicación corporativa, dato que invierte la tendencia, iniciada en 2013, de que cada vez más profesionales de la información trabajaban en comunicación.

 

La calificación del trabajo informativo que se presta para los medios de comunicación y el que se realiza por cuenta de empresas e instituciones en departamentos de comunicación no deja de ser algo controvertido, razón por la cual este año se recabó la opinión de los encuestados sobre si el trabajo en comunicación empresarial o institución puede considerarse periodismo. Un elevado porcentaje de profesionales, el 59,5%, respondieron afirmativamente.

 

Fotoperiodistas y cámaras

Otra novedad del Informe 2016 de la Profesión Periodística es que proporciona por primera vez datos sobre la situación de los fotógrafos de prensa y camarógrafos, gracias a la colaboración prestada por la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV), cuyos miembros han participado este año en la encuesta.

 

Una amplia mayoría de los fotógrafos y cámaras que la contestaron, el 63,9%, trabajan como autónomos, frente al 35,1% que están contratados por alguna empresa, porcentaje prácticamente inverso al de sus compañeros periodistas “plumillas”. En el caso de los profesionales de la imagen contratados, son los diarios en papel los que se llevan un porcentaje mayor (40,9%), mientras que entre los autónomos, son las agencias de noticias las que cuentan con más fotógrafos y cámaras en régimen de colaboración (51,3%).

 

“Por lo que se refiere al trabajo cotidiano de fotógrafos y cámaras autónomos, se trata de un colectivo que actúa con un cierto margen de libertad; lo más frecuente (56,4%) es recibir una orientación del medio sobre el encargo y luego dar libertad sobre su desarrollo y ejecución, pero también es relevante la cifra de quienes declaran tener una libertad completa para desarrollar su trabajo (43,6%)”, explica el Informe.

 

Situación empresarial

Un dato positivo, por segundo año consecutivo, es el crecimiento en 2015 de la facturación de televisiones, diarios, radios y revistas. Concretamente, un 5% hasta alcanzar los 5.698 millones de euros, aunque inferior a la registrada en 2011, cuando fueron más de 6.200 millones, y muy alejada de los 8.800 millones de antes de la crisis, recalca Luis Palacio, director del estudio. Lo más relevante, según Palacio , es cómo queda repartida esta facturación: “Antes de la crisis, la televisión representaba el 53% de los ingresos agregados de los medios, y el año pasado fue el 58%”. Los datos más recientes, que son los referidos a la inversión publicitaria en el primer semestre de 2016, muestran la misma tendencia: el crecimiento de la inversión en televisión e internet, el descenso de la correspondiente a los medios impresos y el estancamiento de la de la radio.

 

El capítulo del “Informe Anual de la Profesión Periodística 2016” titulado “La profesión”, se basa en una encuesta profesional realizada entre el 15 de septiembre y el 19 de octubre de 2016 y contestada por 1.833 periodistas de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), del Colegio de Periodistas de Cataluña, del Sindicato de Periodistas de Cataluña y de la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión (ANIGP-TV). 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn