El Observatorio analiza la subida de la factura eléctrica

Aunque sonara a chiste el razonamiento del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando afirmó recientemente que el recibo de la luz bajaría cuando lloviera e hiciera más viento, la verdad es que tenía parte de razón, aunque con matices, ya que el mercado eléctrico español es complejo y sujeto  a unos costes extraordinarios, como es el déficit tarifario, que grava sensiblemente la factura eléctrica que cada mes recibe el consumidor y las empresas. Lo que sí está claro es que es un sector donde los sucesivos gobiernos tienen que afrontar con seriedad un modelo a seguir y apostar por agotar todas las posibilidades que ofrecen las energías renovables y quizás, aunque esto va a ser más complicado, reabrir el viejo debate de las plantas nucleares, algo que parece en la actualidad ciencia ficción.

El ingeniero industrial y socio de Azigrene Energiza, Francisco Azara Ballester, explicó de forma pormenorizada la situación del sector eléctrico español al hilo de las repetidas subidas del precio de la luz justo en la última ola de frío sufrida en la Península a primeros de año, algo que no termina de entender el consumidor, que al fin y al cabo, es el que sostiene todo el tinglado, pero que está atado de pies y manos. Estas aseveraciones se dieron días atrás en una interesante charla coloquio que tuvo lugar en la sede de la Cámara de Comercio en el Parque Empresarial de Torrellano, en unas jornadas organizadas por el Observatorio Económico de Alicante, que preside José Antonio Trigueros.

Energíados.jpg

Hay tres fuentes principales para generar energía eléctrica: la térmica, la hidráulica y la eólica. La espectacular subida del recibo de la luz se ha producido justo cuando hacía más frío y en la Península no llovía lo suficiente y hacía menos viento. También se unió a esta tormenta perfecta, la subida de los carburantes, que son los que se emplean en la producción de las centrales de carbón y gas. En los 19 primeros días del año este precio se ha duplicado con respecto a los del año pasado.

Hay algo que por desgracia no se puede hacer, indicaba Azara, “la energía eléctrica no se pueda almacenar”. Y la alta  demanda, por la ola de frío y la exportación a Francia por la indisponibilidad de sus nucleares, se han visto acompañadas de una reducción en las aportaciones de agua, con lo cual el precio se ha visto sensiblemente aumentado. Ante este panorama, qué se pueda hacer.

En esta charla organizada por el Observatorio se hizo principal hincapié en la necesidad de que el consumidor conozca con exactitud qué clase de contrato mantiene con su distribuidora eléctrica y las diferentes ofertas que ahora sí se hacen desde las distribuidoras, aunque es muy importante leer la letra pequeña. Es clave saber qué energía es la contratada según la necesidad de su domicilio particular o empresa y saber las horas y los días donde el kilowatio es más barato.

Y es que el mercado eléctrico es parecido al financiero, ya que las fluctuaciones pueden ser enormes dependiendo de múltiples condicionantes, entre ellos, sin duda, el factor climatológico. En España, para centrarnos más en el tema, hay grandes posibilidades para las energías renovables. Tenemos muchas horas de sol y de viento, lo que contribuye a apostar por esta clase de energía que aún tiene mucho recorrido sin necesidad de reabrir el debate de la energía nuclear, la más limpia y efectiva de todas pero la más destructiva en caso de accidente. Pero como comentó Francisco Azara: “a ver qué dirigente político se atreve a abrir el melón de las nucleares, aunque ya hay plantas que van a prorrogar su vida útil”. En Europa pasa lo mismo, hay fuertes corrientes, sobre todo ecologistas, contrarios a este tipo de energía.

En la charla se habló también de la evolución del mercado. Al 20 del 1 de 2016 el consumo diario fue de 533.967 MWh, mientras que el 18 del 1 de 2017 esta cifra se disparaba a 649.687 MWh. Las dos referencias se extraen de un miércoles, que suele ser, junto a los martes, los días de la semana donde más se consume. El domingo, por el contrario, es donde menor gasto hay porque la actividad comercial y sobre todo industrial baja de forma notable. ¿Qué ha pasado este año? Pues que los picos más altos se han producido cuando más frío hacía, lo que eleva la demanda y de forma automática el recibo de luz, que ahora varía de precio cada hora.

Francisco Azara hizo hincapié en cómo optimizar el gasto eléctrico. En ese apartado son claves la contratación de potencia; los cambios de tarifa de acceso; ICP (potencias normalizadas); compensación de energía reactiva; facturación por maxímetro y las comparativas entre los diferentes distribuidores. Un ejemplo que puso fue un domicilio compuesto por cuatro personas que si tiene una contratación adecuada a las necesidades de esa vivienda en la potencia contratada podría suponer un ahorro de hasta 64 euros al año, entre otras medidas. Sin duda, si nos centramos en las empresas, este ahorro puede ser llamativo en la cuenta de los resultados, dependiendo, claró está, de la actividad de la mercantil. También dijo que era más beneficioso tener un contador inteligente, ya que en todo momento el usuario puede comprobar de forma inmediata la energía que está gastando.

Modalidades de contratación

El experto de Azigrene Energiza enumeró los siguientes conceptos:

A través de comercializadora ajena:

  • Contrato precios fijos
  • Contrato indexado a OMIE
  • Contrato indexado a OMIE con coberturas
  • Contrato a indexado a OMIP

A través de comercializadora propia:

  • El cliente asume la volatilidad del mercado durante la duración del contrato
  • Contratos Bilaterales variable
  • Mercados organizados (OMIE, OMIP)

Consumidor directo:

  • El cliente asume la volatilidad del mercado durante la duración del contrato

En definitiva, una conferencia que aportó luz y donde se desgranó un mercado complejo dominado por un importante lobby, que queramos o no, controlan un sector estratégico en nuestro país.

 

Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *