Atado y bien atado

20161117_143000_1479399346673

La famosa frase viene al pelo para resumir los fenómenos extraños que se están produciendo en el Ayuntamiento de Elche. En un giro inaudito, Carlos González ha logrado, al parecer, convencer a David Caballero (líder de Ciudadanos) para que ejerza de portavoz del tripartito allá por donde vaya. Ya no hay que ocultar su mutuo amor ni los recelos que pueda crear en su socia fuerte del gobierno municipal, la nacionalista Mireia Mollà; ya no, su romance es público, con luz y taquígrafos. La constatación del idilio pude comprobarlo el jueves en directo, cuando en un debate a tres bandas en Información TV, el portavoz de C’s dejó claro que su formación apoyaría los presupuestos para 2017 a cambio de la inclusión de 70 propuestas de la formación naranja, puntos que ya están negociados a tenor de los comentarios: todo atado y bien atado. Ver para creer, porque, además, las críticas de la “naranja mecánica”, aún en una ficticia oposición, fueron para el PP de Mercedes Alonso, que como Ciudadanos está en la oposición.

En este interesante debate estuvieron por el PP, Erika Sánchez; por Ciudadanos David Caballero y por Compromís, Felip Sánchez. No acudió nadie del PSOE, para qué, González ya estaba ampliamente representado. Un detalle, cuando Felip Sánchez llegó al plató televisivo sólo tuvo ojos para Caballero, ni saludó a la edil del PP. Sería un descuido por las prisas o un síntoma de hacia donde sopla el viento.  Además fue gracioso cuando el líder nacionalista reaccionó de forma tibia en el momento que Caballero acusó al tripartito de falta de coherencia porque en Elche siguen habiendo “dos desahucios al día”. Fue la única crítica que hubo al equipo de gobierno por parte de la formación naranja, luego todo fue dulce hasta empalagar.

Y es verdad. Todos los días se produce un drama, todos los días hay desahucios y los ayuntamientos no tienen capacidad económica suficiente para revertir la situación. Sin embargo, las protestas han disminuido, la tensión en la calle también, quizá porque en Elche no gobierna el PP, aunque el problema siga latente. Ahora, el populismo está instalado en el gobierno municipal. Cuando se alcanza el poder la toma de decisiones está más comprometida, incluso las formaciones más radicales no tienen más remedio que mirar hacia otro lado. Y de eso Compromís hace todo un arte, pero eso sí, sigue siendo muy participativo.

En el debate salió Miguel Hernández, el poeta, y su nuera; es la historia de nunca acabar. Siempre se ha dicho que el principal problema de los españoles es la envidia. Yo reconozco que lo soy. Me hubiera gustado tener en mi familia un poeta de este calibre, de esta universalidad (me encanta su obra)… Pues ahora la nuera o los herederos se van a embolsar 118.000 euros y el Ayuntamiento no va a recurrir la sentencia porque está perdida. Así lo manifestaron Felip Sánchez y Caballero (muy preocupado éste último por no empeorar la situación por el abono de las costas procesales si se perdiera el recurso). Toda la culpa se la echaron al PP por rescindir el convenio de tutela del legado del poeta oriolano. Lo que no se sabía o sí pero se callaba, es que fue el alcalde Alejandro Soler el que dejó de pagar, según denunció Erika Sanchez. Y luego no había dinero ni para poetas, ni para bolígrafos, ni para limpieza ni, ni, ni… El PP recibió el Ayuntamiento en quiebra. En este tema cultural también hay mucha demagogia. Eso sí, la nuera se pone al lado del cuatripartito, perdón, del tripartito, por algo será.

En el capítulo de presupuestos hubo también sus más y sus menos. Pero sin duda la estrella fue Ciudadanos. Su gran preocupación por los ilicitanos, por Elche, por sus vecinos me llegó a transportar por un momento al partido de Ilicitanos por Elche (dos ediles), esa formación populista que fue expulsada del gobierno municipal una vez que Carlos González había sacado adelante sus presupuestos.

Es curioso. Incluso David Caballero reveló entre sus propuestas la necesidad de implantar un segundo Samu en Elche durante el verano (hace días también habló de la necesidad de extender la presencia de desfibriladores, sobre todo, en las zonas deportivas). Digo que son llamativas sus sugerencias porque están copiadas de Ilicitanos por Elche, cuya líder ha hecho bandera de la defensa de la sanidad pública. A ver si después de no poder verse ahora son “amigos”… Espero que González no le dé también una patada cuando logre aprobar los presupuestos de 2018, los de 2017 ya están acordados, según se desprende de las manifestaciones de los miembros de la “naranja mecánica”.

En definitiva, tendremos los presupuestos más sociales, con un aumento del 2% (el Ayuntamiento puede gastar 6,5 millones), transparentes, participativos y equilibrados de la historia reciente de la ciudad. Se atenderá sobre todo a las capas sociales más desprotegidas, se incentivará el trabajo y la vida será de color rosa… Bueno, es una exageración. La verdad, es que Felip Sánchez estuvo de lo más discreto, quizás un poco eclipsado por un vehemente Caballero. Que todo se cumpla y que el PP reciba con tiempo unas cuentas que hay que analizar antes de levantar la mano en uno u otro sentido. El problema es que hay partidos que parten con ventaja porque juegan en casa.

Luego se habló de los planes de empleo, de la rehabilitación de viviendas en otros barrios de Elche y que la política es llegar a acuerdos. Y efectivamente señor Caballero, la política es llegar a acuerdos pero ustedes tendrán que explicar a los ilicitanos tarde o temprano cuáles son sus líneas rojas, porque parece que no las tienen. O depende de si un concejal es de Altea, de Elche o de Elda. No cuadra, y no tienen un discurso uniforme en la provincia, no digamos en la Comunidad Valenciana. A mí me parece muy bien sus pactos ya no encubiertos, pero no vengan con el listón tan alto porque luego le van a pedir cuentas. Es evidente que ustedes gobiernan con Compromís y lo harían con Podemos, pero resulta que los nacionalistas se llevaron el voto de los “podemitas” porque no se pudieron presentar en Elche. Ustedes tienen ahora lo que querían: gobiernan sin estar dentro, sin, en teoría, mancharse las manos. Un “equilibrio” complicado de explicar y una postura demasiado cómoda.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Atado y bien atado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *