Un hotel gafado

Supongo que sólo será una casualidad que dos de los principales proyectos realizados en el mandato de Mercedes Alonso hayan sido bloqueados. Me refiero al Mercado Central y al hotel de los Arenales. Debe ser casual también que ambas obras no sean del agrado de Compromís, que como saben ustedes gobierna con el PSOE, Partido de Elche y el “emboscaó”, es decir, Ciudadanos. No creo en manos negras pero si uno tuviera una mente retorcida desconfiaría de las coincidencias.

A Carlos González le debió saber a cuerno quemado que la líder de la oposición y del PP ilicitano se acercara el martes a Costas para saber la situación del complejo, sobre el que pesa un expediente sancionador que paralizó las obras sine die. Y no me extraña porque supuestamente debería ser alguien de su gabinete el que se interesara por el dichoso hotel en vez de ser su principal rival político el que vaya a Madrid a tratar de sacar las castañas del fuego a este “despistado” tripartito. Me pregunto, ¿dónde está la edil de Turismo? Supongo que en Valencia.

Y los argumentos del alcalde no convencen a casi nadie. Me explico. El Ayuntamiento de Elche también mantiene dos expedientes de infracción sin resolver y, según Carlos González, no sirve de nada agilizar su tramitación sino hay una respuesta de Costas. Pienso que se equivoca. Cuando hay voluntad política por sacar un proyecto adelante primero haces tus deberes y luego esperas el fallo de la Administración central. Y mientras tanto, presionas, das la lata, llamas a las puertas que tengas que llamar para intentar desbloquear una situación un tanto absurda. Cuando González se enteró de la visita de Alonso a Madrid ya era tarde para parar el golpe. Al día siguiente ya tenía una rueda de prensa de la ex alcaldesa.

Porque parece esperpéntico que una obra esté paralizada casi cuarenta años frente al litoral ilicitano y nadie, salvo el PP en la pasada legislatura, le dé viabilidad. No sé si es una aberración haber construido en la playa un complejo así -por cierto, como ese edificio hay un montón en la misma zona- pero una vez que hay un fallo judicial favorable lo más lógico es ejecutar la obra en vez de tener una mole en ruina que daña el paisaje de la playa. ¿Es que a Elche le sobran las plazas hoteleras en la costa? Va a ser que no.

Y no soy experto en urbanismo, Dios me libre, pero el sentido común me dice que si una obra lleva cuarenta años paralizada entra dentro de la lógica que se tire algún que otro tabique o muro. Pero en fin, para eso están los técnicos de Costas, para dictaminar si se ha cometido una irregularidad tan grave como para paralizar la rehabilitación de este problemático edificio. Pero lo mínimo es que alguien dé una solución, y si hay que derribarlo que se haga, pero me da que tampoco se puede ir por ese camino.

Al tripartito se le llena la boca y proclama que potenciará el turismo en la ciudad pero no veo actuaciones de interés para el municipio. Mucha palabrería, mucha pose pero poca chicha. Cuando gestionas corres el riesgo de equivocarte y este gobierno municipal se pierde en nebulosas como presupuestos participativos… y demás ocurrencias que no llevan a ningún sitio, bueno sí, a contentar a los de tu tribu. Hay que gobernar para todos, incluso para los que no te han votado.

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *