Algorfa

Algorfa acoge a una mayoría de vecinos procedentes de otros países. Numerosos visitantes europeos decidieron aposentarse en este pueblo tranquilo donde el sol brilla durante todo el año. Grandes urbanizaciones se intercalan entre campos y huertas. Testigo de este crecimiento es el Castillo de Montemar, originario del siglo XVIII.

Esta entrada fue publicada en Filmoteca y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *