El arte es una vía de conocimiento

Music-brainEsta magnífica definición es una prolongación de otra frase tan emocionante y de tanta altura que es preciso que la haya dicho un artista filósofo. Su nombre es Íñigo Pirfano, español nacido en Bilbao, y su profesión principal es ser director de orquesta, incluso es fundador de la Orquesta Académica de Madrid. Y, en efecto, es filósofo, licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense, y autor de los ensayos “Ebrietas. El poder de la belleza” o “Inteligencia musical”.Además, es noticia porque ha ganado el premio Bravo por su proyecto titulado “Un beso para todo el mundo/A kiss for all the world”, que pretende compartir los cantos, los coros y la concentrada y sublime música de la Novena Sinfonía de Beethoven con los más desfavorecidos: hombres, mujeres y niños; enfermos, ancianos, inmigrantes, desahuciados, que no han tenido acceso a la belleza y al contenido espiritual profundo que se contiene y se difunde en la gran música. Detrás de este proyecto hay muchas personas importantes que lo gestionan, y entidades que lo respaldan. En los lugares donde actúan suelen apoyarse con orquestas y solistas locales, y con varios coros de la comarca, creándose así un clima de mayor unidad y de muy positiva complicidad y colaboración artística y amistosa.
Para explicar los efectos de la música en la mente y los sentimientos de las personas que sufren o que parecían manifestarse como seres insensibles, Pirfano pone a los periodistas el mismo ejemplo: “¿Se acuerdan ustedes de aquella escena de la película “Cadena perpetua”, en la que los internos de una prisión –hombres rudos y aparentemente insensibles- quedaban como desarmados ante su primer contacto con la música de Mozart? Pues algo así es lo que hacemos nosotros con nuestro proyecto”. “Es alarmante el grado de anemia espiritual que sufren tantos jóvenes (y no tan jóvenes). Ante tal panorama, los que nos dedicamos al campo de la educación –de una manera u otra- hemos de sentir una enorme responsabilidad”. Contesta a otras preguntas y aprovecha para añadir: “Nos estamos jugando el modelo de hombre que heredarán las generaciones del futuro”. “La belleza es una de las formas de la verdad. En la obra de arte acontece la verdad. Por eso el arte es una vía de conocimiento. La gran música nos conduce al ámbito del Absoluto”. Decía Gustav Mahler que lo mejor de la música es lo que se encuentra detrás de las notas. El libro “Ebrietas” es el fruto de años de práctica musical, de estudio, reflexión y conversación con creadores de los distintos campos. Hace referencia al modo de acceder a lo que más importa: amor, belleza, verdad, trascendencia…

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *